Medellín tuvo una noche de sábado violenta, dos personas fueron asesinadas

El primer caso de asesinato en Medellín, este sábado, se dio en El Salado y el segundo, horas más tardes, en el sector conocido como La Esperanza.

Foto: EL PALPITAR ( Calle 44b - 70 )
Foto: ARCHIVO.

Un joven menor de edad, de 14 años, fue impactado con arma de fuego en la cabeza, en el barrio El Salado de la Comuna 13 de Medellín. Los familiares de la víctima, quienes dieron aviso a las autoridades hacia las 9:29 p.m. de este sábado, hicieron el traslado inmediato a un centro asistencial de la localidad, desde donde fue remitido al hospital Pablo Tobón Uribe; posteriormente falleció por la gravedad de la heridas.

Según los familiares de la víctima, identificado como Mateo Mendoza Mosquera, el joven no tenía ningún tipo de amenazas, aunque prefirieron no revelar mayor información por temor a represalias.

Por otra parte, en el sector conocido como La Esperanza, un joven de 19 años, identificado como Daniel Andrey Marín Vergara, fue atacado con arma de fuego, posterior a recibir una llamada de alguien que lo citaba pasadas las 11:00 p.m. en la puerta de su casa, lugar donde fue ultimado. “La víctima fue trasladada al Hospital Pablo Tobón Uribe donde llegó sin signos vitales por las heridas de proyectil en la cabeza, cara, tórax y mano”, reportó el Sisc.

Aunque la comunidad informó que no se escucharon disparos, las Autoridades alcanzaron a reaccionar y emprendieron la persecución tras el presunto responsable del hecho, quien se movilizaba en una moto y dejó abandonada su arma en la vía, aunque la Policía no logró dar con su captura.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario