Un hombre falleció en medio de riña con su propio hermano

Ayer viernes, 15 de julio, en Medellín hubo dos muertes violentas.

riña-belen
Foto. ARCHIVO.

Un hombre de 23 años, identificado como Simón Echavarría Ballesteros, fue la víctima fatal de una riña que él mismo inició con su propio hermano cuando estaba estado de alicoramiento y bajo los efectos de sustancias alucinógenas, según el reporte que emitieron las Autoridades.

Echavarría Ballesteros forzó la entrada de la vivienda en la que se encontraba su hermano adolescente con su madre y al ver que esta estaba bajo seguro, ingresó por el techo de la casa e inició la disputa con su hermano, en la que quedó herido. A pesar de ser trasladado hasta una unidad de Metrosalud en el barrio Pajarito, el hombre perdió la vida.

Según la información remitida desde la Secretaría de Seguridad, este hombre violentaba a su madre y hermano, motivo por el cual no lo querían dejar ingresar a la vivienda. Además, según el registro del Spoa, “tenía 13 anotaciones por tráfico y porte de estupefacientes”.

Por otro lado, en horas de la noche, un hombre fue atacado mientras salía de un hotel con una mujer. La víctima, que tendría entre 25 y 30 años, aún no ha sido identificada, así como se desconoce el motivo y autor de los hechos, pues esto ocurrió en La Candelaria cuando la mujer estaba alejada de él.

Personas que transitaban el sector vieron a la víctima correr y caer en el piso con las heridas, por lo cual le brindaron ayuda y fue trasladado hasta la Policlínica, donde posteriormente falleció. 

Así las cosas, en Medellín sigue ascendiendo la tasa de muertes violentas, que este año ha aumentado en relación con el 2015.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario