Incendios forestales en 2015, una problemática que dejó cicatrices en Antioquia

El fenómeno de El Niño, la sequía y las acciones humanas influyeron notablemente en estas situaciones.

incendio 1
Los incendios forestales ocasionaron deforestación en el territorio. Foto: EL PALPITAR.

Los incendios forestales siempre han tenido su “agosto” en diciembre y los primeros meses del año siguiente, ya sea por los fenómenos climáticos o por la imprudencia de personas que, siguiendo las tradiciones navideñas como sancochos, asados y  elevar de globos, ayudan a que se originen estas situaciones.

Según cifras del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres –  Dagrd, en lo que va corrido del año se han presentado aproximadamente 1.040 incendios forestales en el Valle del Aburrá, un número que refleja las consecuencias del fenómeno de El Niño, que está asolando el territorio nacional y la mano humana, responsable de de la generación de los mismos.

No obstante, la cifra puede subir debido a la intensidad que muestra el fenómeno climático y las acciones que se puedan realizar entre diciembre de 2015 y enero de 2016, meses en los cuales según expertos aseguran que se pueden presentar incidentes de este tipo. Así se ha evidenciado en los últimos días. Lea también (Autoridades establecieron medidas para atender emergencias por incendios en Medellín).

incendio_castilla_elpalpitar2
Foto: ARCHIVO.

“Debido a la intensidad del fenómeno climático, la resequedad en la cubierta vegetal genera una situación de vulnerabilidad en torno a la generación de incendios, además de actividades humanas relacionadas con las fiestas decembrinas”, explicó el Director de Gestión del Riesgo del municipio de Bello, César Mora.

Las actividades que menciona el funcionario son los sancochos, tradiciones navideñas en el que familias se dirigen a zonas  rurales para compartir en familia, mientras que preparan este típico platillo antioqueño con fuego generado por madera y carbón.

Artefactos que propician incendios

Otra de las actividades propicias para generar un incendio forestal y estructural son los globos, aquellos elementos fabricados artesanalmente con papel globo, que al ser encendidos surcan los cielos. Sin embargo y luego de un tiempo, se precipitan al suelo, generando conflagraciones en viviendas y bosques.

Asimismo, los afectados por estos hechos van más allá de los árboles y la capa vegetal, con éstos también resultan afectados los habitantes de estas zonas, es decir, la fauna silvestre, pues son los animales quienes llevan la peor parte al momento de generarse estos incidentes.

“Este tipo de hecho provocan el desplazamiento forzoso de avifauna, de animales rastreros, también sequía de las fuentes hídricas y obviamente acaba con la capa vegetal, por ejemplo, en el año 2013 se presentó un incendio, en donde observamos que el rastrojo bajo, lo que evidencia el duro proceso que tiene que hacer la naturaleza para poder subsanar el territorio afectado”, expresó Diego Jiménez, guardabosques de Corantioquia, quien labora en zonas boscosas del municipio de Itagüí.

Foto: EL PALPITAR
Foto: ARCHIVO.

2015: un año difícil para las autoridades

De igual manera, este año ha sido uno de los periodos más crudos en el Valle del Aburrá, debido a la gran cantidad de situaciones generadas en todo el territorio, especialmente con la gran conflagración presentada en la ladera oriental de Medellín, que estuvo activa durante varias semanas.

“Este fue un año difícil porque se presentaron cerca de 1.040 incendios forestales, debido a la fuerte presencia del fenómeno de El Niño y la sequía, generando resequedad en la capa vegetal”, explicó Carlos Gil, Director del Dagrd.

Asimismo, el funcionario manifestó durante este año que la generación de estos incendios también se debe por las acciones de personas inescrupulosas, quienes de manera premeditada generaban estas situaciones.

“Durante este año también tuvimos problemas porque habían personas que con materiales incendiarios generaban los conatos de las conflagraciones, generando una difícil situación de control por la cantidad de hechos que se reportaban”, declaró el director.

De esta manera, las autoridades ambientales y prevención del riesgo tuvieron que enfrentar un periodo turbulento por esta situación, que desencadenó una serie de problemáticas, derivado de la mano humana, que está en la obligación de preservar los recursos forestales e hídricos en la región.

Incendio_Cerro_El_Volador
Foto: ARCHIVO.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario