Diez inmigrantes ilegales fueron rescatados en el municipio de Cañasgordas

Estas personas usaron esta ruta para llegar a la Ciudad de Panamá.

Foto: CORTESÍA
Foto: CORTESÍA

En un bus de servicio público que se desplazaba entre Santa Fe de Antioquia y Dabeiba, fueron encontrados diez inmigrantes ilegales, seis cubanos y cuatro malíes, quienes pretendía llegar a Urabá con el fin de conectar a Ciudad de Panamá, e intentar luego llegar hasta Estados Unidos.

El operativo de las autoridades fue desarrollado en el sector Las Heliconias, del municipio de Cañasgordas, donde mediante un procedimiento de verificación a los pasajeros del bus, se logró establecer la identidad de los extranjeros quienes no portaban la documentación requerida.

“La Policía de nuestro departamento está trabajando coordinadamente y tenemos algunos operativos judiciales con la Fiscalía para dar con los responsables, especialmente de los que diseñan la ruta para llevarlos a Centroamérica y de ahí a Estados Unidos”, afirmó el Coronel Wilson Pardo Salazar, comandante del Departamento de Policía Antioquia.

De acuerdo con el Coronel Pardo, este grupo de extranjeros, al igual que muchos otros, pagan importantes sumas de dinero a traficantes, quienes se encargan de diseñar la ruta para que se desplacen hacia su destino final que, en la mayoría de los casos, es los Estados Unidos.

Autoridades de Migración Colombia fueron los encargados de recibir en Medellín al grupo de ilegales, para realizar su respectivo proceso de deportación.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario