En Rionegro se demolieron cuatro casas dedicadas a la venta de alucinógenos

Cuatro de las edificaciones fueron demolidas este miércoles, 16 de marzo, en tanto que las dos restantes serán derrumbadas durante esta semana.

Rionegro_Casas_Demolidas
Foto: CORTESÍA.

Durante esta semana, seis edificaciones de Rionegro serán demolidas por funcionarios del Cuerpo de Bomberos de dicha jurisdicción, luego de que investigaciones de la Secretaría de Gobierno y la Policía Nacional precisaran que en tales casas se expendían alucinógenos.

Con la ayuda de maquinaria pesada, autoridades de gestión de riesgo y personal especializado realizaron la orden administrativa que busca, principalmente, combatir la producción y distribución de drogas, fuente de financiación por excelencia de los grupos criminales.

Según Hugo Parra, secretario de Gobierno de dicho municipio, en Rionegro “se le ha dado prioridad a los temas de distribución y consumo de alucinógenos”, pues es uno de los aspectos más críticos de orden público.

“Hoy se tomó la decisión de demoler cuatro de las casas, como mensaje a la delincuencia de que atacaremos al microtráfico y a aquellos que distribuyen drogas entre la ciudadanía”, dijo Parra, quien mencionó que durante esta semana se derrumbarán dos casas más.

Agregó que, en trabajo mancomunado con el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, “se realizará un fortalecimiento institucional“, en el cual se le suministrará a la fuerza pública lo que necesite, con el fin de cumplir los objetivos trazados desde el Municipio.

En lo que va corrido de este año, en Rionegro se han capturado alrededor de 150 personas por delitos relacionados a la producción y distribución de alucinógenos, en tanto que se adelantan investigaciones para desarticular algunas bandas dedicadas a este delito.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario