La indecisión salvó a esta familia del naufragio de El Almirante, en Guatapé

La indecisión entre dar una vuelta por la represa en El Almirante o despertar la adrenalina con la experiencia de la garrucha salvó a esta familia de vivir directamente el naufragio de la embarcación el pasado 25 de junio en Guatapé. 

Fotos: CORTESÍA Familia Zapata.

Era un paseo como cualquier otro, felicidad, fotos, bromas y un dilema… ¿el barco o la garrucha? Se preguntaban los integrantes de una familia que pasaba la tarde de domingo en Guatapé. Curiosamente, en el último momento, cuando ya iban a subir, todos se dispersaron y terminaron por no embarcar.

“Mi papá decía que quería ir en el barco, quería bailar y el ambiente se veía bueno, pero otros más jóvenes querían montar en la garrucha y se fueron, entre ellos mi hija. Yo lo que hice fue perseguirlos y ahí vi que otros me siguieron y en ese momento arrancó el barco”, narró Nancy Zapata a El Palpitar.

Según lo que recuerda, no pasaron ni 10 minutos, sólo dos de ellos lograron subir a la garrucha, cuando la tragedia empañó la tarde… A lo lejos escuchaban gritos de auxilio, el impacto de lo que estaba pasando frente a sus ojos los dejó sin palabras, quietos e “impotentes” por no poder hacer nada mientras el barco El Almirante, ese mismo que ellos iban a abordar, se hundía en cuestión de minutos.

De momento, Nancy Zapata lo catalogó como “suerte”, pero rememorando, se devolvió al inicio del paseo para recordar el ritual que tienen cada que visitan un municipio. “Siempre entramos a la iglesia antes que nada, ahí todos oramos en silencio, aunque no sé qué pedían los demás”, dijo.

Si alguno pedía llegar sano y salvo, así fue, a pesar de que se devolvieron a sus casas con imágenes estremecedoras, sin poder pronunciar ni una palabra y con una tristeza que aún quebranta la voz de Nancy.

La entrada al barco vale 15.000, el mismo valor que tiene la experiencia de montar en garrucha y según lo recordó Robinson Zapata, otro integrante de la familia, fueron los encargados de esta atracción los primeros en percatarse desde lo alto de lo que estaba pasando con El Almirante y quienes sin pensarlo se tiraron para auxiliar a las personas.

Por ahora, esta familia no ha contemplado la idea de regresar a Guatapé, pero lo único que tiene claro Nancy Zapata, mamá de una joven de 15 años, es que por lo pronto no se montaría a un barco y evitará a toda costa las actividades en agua.  

Foto: CORTESÍA Familia Zapata.

 

Avances de la atención de la emergencia

Según el último reporte entregado por el Departamento Administrativo de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres-Dapard, continúan con la búsqueda de de dos personas. “Las desaparecidas hacen parte de un grupo de 167 personas que abordaron la nave “El Almirante”, que prestaba servicios turísticos de navegabilidad en el lugar y que se hundió en la tarde del domingo en las aguas de esa represa”.

Las cifras consolidadas dan cuenta de siete personas fallecidas, 158 sobrevivientes y dos desaparecidas. Las víctimas mortales ya fueron identificadas y cinco ya fueron entregadas a sus familiares, mientras que de los rescatados con vida dos siguen hospitalizados (con un pronóstico estable).

Es importante recordar que las autoridades de control y vigilancia competentes, como el Ministerio de Transporte y la Superintendencia de Puertos y Transporte, anunciaron el inicio de investigaciones especiales para determinar lo ocurrido con la embarcación.

Lea también: “Ordenamos cierre de Asobarcos en Guatapé”: Ministra de Turismo

 

 

 

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario