Religión Vs. ciencia, el debate está sobre la mesa

Las pruebas y teorías que la ciencia tiene contra la religión aún no han sido totalmente válidas para la sociedad en general.

Ciencia_religión
Foto: CORTESÍA.

La ciencia se ha preocupado por entender la verdad del Universo, sacando diversas teorías que explican el origen y funcionamiento de las cosas del mundo. La ciencia y la religión se han encontrado varias veces, cuando han salido suposiciones científicas para desmitifican el origen de Dios y demuestran verdades acerca de la pasión de Jesucristo, que es conmemorada año tras año con la Semana Santa.

Para los científicos en especial, la creencia de Jesús ha sido un misterio que se ha tratado de resolver constantemente. El historiador Cenedith Herrera dijo, en diálogo con EL PALPITAR, que para el hombre siempre existirán estas preguntas, puesto que “se tiene una curiosidad por saber si hay o no un ser superior que lo ha creado todo”.

La Semana Santa es una costumbre mundial de los católicos, que conmemora la pasión, muerte y resurrección del Rey de los Judíos. Pero en sí, la vida y existencia de Jesucristo ha sido cuestionada constantemente.

Uno de los ejemplos, es el del reconocido biólogo, Richard Dawkins, quien afirmó en el programa Hablemos del Cosmos, con el científico Neil deGrasse Tyson, que la mayoría de científicos no creen en Jesús, que una virgen lo dio a luz o que resucitó. “De hecho, hablarán sobre el misterio del Universo y tendrán una actitud casi reverente sobre lo sobrenatural”, dijo.

Sin embargo, han resurgido algunas teorías como que: En 1989 un científico logró registrar gritos “del infierno” en Siberia, un neurólogo en 2008 afirmó que el Cielo existía después de estar en coma por una semana y en 2013 otro neurólogo confirmó que ver una luz brillante, atravesar un túnel, o tener la sensación de salir del propio cuerpo realmente podría suceder después de la muerte.

Hipótesis científicas sobre la vida de Jesús

En cuanto a la Semana Santa, se han dado explicaciones como que el Jueves y Viernes Santo no fueron días consecutivos, sino que Jesús estuvo, posiblemente, desde el jueves un mes en la cárcel y treinta días después, el viernes, habría sido crucificado. 

Pese a que la religión sostiene que el Hijo de Dios no cedió a los placeres humanos y que no tuvo descendientes, hay una hipótesis en la que se habla de una supuesta unión marital con María Magdalena, que daría como resultado a un hijo varón llamado Judáh. Además, en el 2014 se encontró un manuscrito de 1.500 años que demostraría descendencias genealógicas entre Cristo y personajes políticos.

JESÚS
Foto: CORTESÍA.

A pesar de la promesa de vida eterna de los católicos, justificada desde la resurrección de Jesús, el año pasado se mostró una teoría ante el mundo, realizada por el geoarqueólogo Aryeh Shimron, quién hizo 150 pruebas químicas de 25 osarios y de 15 tumbas de la época, de los cuales 10 contendrían los restos de Jesús (en uno de estos sepulcros) y nueve de sus familiares, lo que contradiría el regreso a la vida eterna de Cristo.

Al interior de los osarios, según lo descubierto por el científico, se lee en uno de ellos la inscripción “Jesús, hijo de José” y otros nombres como “Judáh”, el supuesto hijo de Jesús, además de otros osarios con nombres como José, María y Mateo. 

Esta es una de las teorías más fuertes, ya que según el científico, existirían tres puntos que comprueban esta proposición. En 1980 ya había sido descubierta esta llamada “Tumba de los Diez Osarios” y alertó a la comunidad científica por tener nombres de figuras de la Biblia.

Otra prueba es la del año 2002 (que fue desvirtuada en 2012 por la Autoridad de Antigüedades de Israel) en la que se encontró un osario con la inscripción “Yaakov hijo de José, hermano de Jesús”, lo que probaría que María, la madre de Cristo, no era virgen al haber concebido un segundo hijo. Y otra última, de 2015, en la que se descubrió que los osarios tenían capa de rendzina, que era un suelo característico de las colinas de Jerusalén.

Sin embargo, en una investigación de la Universidad de Toronto se conoció que los nombres José, María y Jesús eran comunes de la época. 

Cabe resaltar que estas pruebas y teorías aún no han sido totalmente válidas por la comunidad científica ni por las personas en general. A partir de esto, se podría pensar en una delimitación entre lo que es ciencia y religión.

El sacerdote Jesuita, James Martin, argumentó en el programa Hablemos del Cosmos: “No creo que se necesite marcar una línea entre la ciencia y la religión”, además aseguró que “hay dos formas diferentes de entender las cosas, a través de la razón científica y a través de la revelación, básicamente se están integrando y mientras más entendemos del mundo, más misterioso se vuelve”.

Religión
Foto: CORTESÍA

La ciencia ha tratado siempre de ir a la vanguardia y evidenciar la verdad; sin embargo, dentro de la ciencia también hay científicos creyentes en la promesa de vida eterna de Jesús.

De hecho, algunos de los científicos más influyentes en la historia fueron muy religiosos, por ejemplo: Isaac Newton que era anglicano, Galileo Galilei y Albert Einstein.

El sacerdote James Martin aseguró también que “hay personas religiosas que pueden sentirse conformes sin entender completamente a Dios y sin entender totalmente el Universo”, además añadió que “se puede creer en Dios, sin tener la necesidad de dudar de su existencia”.

A pesar de estas pruebas y teorías científicas, la religión es una cuestión personal que funciona en el individuo por la fe. La ciencia siempre seguirá buscando explicar el origen y funcionamiento de las cosas del mundo y la religión tratando de evangelizar a la humanidad.

Acerca de Johana Betancur Zapata

Johana Betancur Zapata
Comunicadora social y periodista de la Fundación Universitaria Luis Amigó. Dios, mi familia y mi carrera profesional son lo más importante en mi vida. Cinéfila, melómana, con excelente retentiva, soñadora y muy risueña.

Deja un comentario