Nueva especie de insecto recibió su nombre en honor a Fernando Botero

Esta especie de insecto fue recolectada en el Valle del Cauca y se encontraba en el Museo de Historia Natural del Smithsonian de Washington.

Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

Una nueva especie de Trichoptera, un insecto acuático-terrestre, fue nombrado Wormaldia Boteroi, en honor al pintor colombiano Fernando Botero.

En un artículo escrito por Fernando Muñoz Quesada, profesor del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, y publicado en la revista Zootaxa, especializada en taxonomía zoológica, se hizo la descripción del insecto. 

Las larvas de este espécimen construyen unas estructuras que, por su forma y belleza, son fuente de inspiración para la elaboración de joyas en el mundo, por lo que se decidió hacerle un homenaje a Botero asociando su nombre con el del insecto.

“Se hizo en reconocimiento a su exitosa carrera y porque la evolución morfológica de esa especie presenta afinidad artística con el Maestro, ya que sus estructuras copulatorias son sumamente gordas con respecto a la apariencia de estas en las otras especies de este género de insectos acuáticos, lo que provocó que a uno de los autores se le viniera a la mente el estilo del gran maestro colombiano”, expresó Fernando Muñoz Quesada.

Los Wormaldia Boteroi poseen los apéndices inferiores de mayor volumen en relación con el resto del cuerpo y son, además, los más gordos de su especie.

Estos insectos fabrican refugios portátiles utilizando recursos de su entorno como hojas, rocas y ramas, cuyas estructuras son tan bien elaboradas que científicos los reconocen como “arquitectos bajo el agua”.

“Por ese comportamiento de construir casa o refugios, se les denomina arquitectos o artistas y son utilizados por joyeros naturalistas”, afirmó Muñoz Quesada.

En el artículo también se presentaron dos nuevas especies colombianas dentro del género de los Trichoptera.

Acerca de Andrea Rojas

Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario

Comparte esto con un amigo