Nueva especie de insecto recibió su nombre en honor a Fernando Botero

Esta especie de insecto fue recolectada en el Valle del Cauca y se encontraba en el Museo de Historia Natural del Smithsonian de Washington.

Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

Una nueva especie de Trichoptera, un insecto acuático-terrestre, fue nombrado Wormaldia Boteroi, en honor al pintor colombiano Fernando Botero.

En un artículo escrito por Fernando Muñoz Quesada, profesor del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, y publicado en la revista Zootaxa, especializada en taxonomía zoológica, se hizo la descripción del insecto. 

Las larvas de este espécimen construyen unas estructuras que, por su forma y belleza, son fuente de inspiración para la elaboración de joyas en el mundo, por lo que se decidió hacerle un homenaje a Botero asociando su nombre con el del insecto.

“Se hizo en reconocimiento a su exitosa carrera y porque la evolución morfológica de esa especie presenta afinidad artística con el Maestro, ya que sus estructuras copulatorias son sumamente gordas con respecto a la apariencia de estas en las otras especies de este género de insectos acuáticos, lo que provocó que a uno de los autores se le viniera a la mente el estilo del gran maestro colombiano”, expresó Fernando Muñoz Quesada.

Los Wormaldia Boteroi poseen los apéndices inferiores de mayor volumen en relación con el resto del cuerpo y son, además, los más gordos de su especie.

Estos insectos fabrican refugios portátiles utilizando recursos de su entorno como hojas, rocas y ramas, cuyas estructuras son tan bien elaboradas que científicos los reconocen como “arquitectos bajo el agua”.

“Por ese comportamiento de construir casa o refugios, se les denomina arquitectos o artistas y son utilizados por joyeros naturalistas”, afirmó Muñoz Quesada.

En el artículo también se presentaron dos nuevas especies colombianas dentro del género de los Trichoptera.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario