Tres inventos que funcionan con luz solar creados en centros educativos de Colombia

Neveras, automóviles y hasta computadores que funcionan con luz solar, son algunas creaciones pertenecientes a centros educativos del país que se han logrado impulsar.

Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

La investigación en los centros educativos en Colombia, es un aspecto que con el paso de los años ha venido cobrando fuerza en diferentes entidades educativas. Entidades de educación superior como la Universidad Nacional, la Eafit y otros, cada vez le apuestan más a la creación de proyectos en los que se desarrolle el espíritu científico de los estudiantes e incluso los docentes.

El desarrollo sostenible y el uso de energías renovables es, además, un tema que en los últimos años ha cobrado importancia, con un número cada vez mayor de gente que se preocupa por el futuro del planeta.

Los centros educativos de Colombia y sus programas de investigación y creación, no han sido ajenos a esta realidad y desde los grupos académicos de diferentes facultades se han creado innovadores proyectos que incluyen el uso de energías renovables.

En EL PALPITAR quisimos hacer un recuento de tres proyectos de centros educativos del país que se han enfocado en el desarrollo de este tipo de tecnología, en el caso puntual de la energía solar.

Heladera a base de la luz solar

Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

Si bien cuando se habla del sol la mayoría de gente piensa en calor, un grupo de ingenieros de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, lograron que los conceptos antagónicos de luz solar e hielo coincidieran en un proyecto que logró crear la potencia suficiente para fabricar hielo a partir del calor del sol.

La máquina de hielo, creada por ingenieros del grupo de investigación en Termodinámica Aplicada y Energía Alternativa (Tayea), tiene la capacidad de congelar hasta 10 kilogramos más de lo que pueden hacer otros aparatos similares.

Este dispositivo funciona gracias a un sistema de tubos que contienen carbón activado, que es lo que permite que se dé el proceso de enfriamiento, integrados con los paneles solares que van en el aparato. Adicionalmente, dentro de este dispositivo se pone un líquido llamado metanol, que se evapora por el calor de la luz solar y ayuda a producir el congelamiento.

Para que esta máquina logre congelar una cantidad de entre uno y cinco litros de agua, son necesarios 20 kilos de carbón activado que no es necesario cambiar, pues al generar una condición de vacío, este se renueva de forma automática.

La máquina ya está patentada ante la Superintendencia de Industria y Comercio, y se espera que pueda ser utilizada por las comunidades que viven en territorios más alejados para preservar por más tiempo sus alimentos.

Primavera

Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

El año pasado, un grupo de estudiantes y profesores de la Universidad Eafit de Medellín lograron hacer que un vehículo solar, construido en esta alma máter, llegara a Australia para competir en el Bridgestone World Solar Challenge, un concurso para automóviles que funcionan gracias a la energía solar.

El proyecto de los colombianos, que ha sido el único latinoamericano en competir con otros de países como Estados Unidos, Holanda, Japón, China e Inglaterra en este certamen, tuvo la capacidad de recorrer los tres mil metros que en el World Solar Challenge se ponen como reto.

Este vehículo, que recibió el nombre de Primavera, fue el resultado de un proyecto interdisciplinario, en el que más de 40 estudiantes de las ingenierías de la Eafit, estuvieron aportando sus conocimientos para la elaboración de un auto que gracias a la recolección de la energía solar y a su diseño aerodinámico, puede alcanzar una velocidad de hasta 100 kilómetros por hora.

Este vehículo posee mil 236 celdas solares y dos motores eléctricos de 10 kilovatios, cada uno que hacen que su funcionamiento y eficiencia sean posibles.

Computadores que funcionan con energía solar

Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

Gracias a un proyecto impulsado por el SENA, regional La Guajira, el año pasado, en el Centro Etnoeducativo No. 11, ubicado en área rural de Rioacha, se instalaron unos paneles solares para suplir de energía a todo el colegio.

El centro educativo, en el que reciben clases niños wayuu, tuvo la posibilidad, gracias a este proyecto, de poner en funcionamiento 25 computadores que les fueron otorgados por el programa Computadores Para Educar.

El proyecto, que benefició a 431 estudiantes, fue presentado en el VI Foro Internacional de Energías Alternativas, que en el 2014 tuvo como sede a Rioacha.

Esta creación sirvió, además, para poner en funcionamiento unas nevera solares que pudieron ser utilizadas para refrigerar los alimentos para los niños de dicho centro educativo.

En total fueron 10 unidades de energización solar, cuya instalación fue posible gracias a la alianza del SENA con la Asociación Ecopetrol-Chevron.  

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario