Entre cohibiciones y actos de fe se viven las tradiciones de Semana Santa en Medellín

Las tradiciones para la celebración de La Semana Mayor en Colombia, se balancean en la fina cuerda entre cohibiciones, fe, costumbres,  y actos religiosos.

virgen_aguacatala_elpalpitar8
La Virgen de la Rosa Mística, más conocida como la Virgen de la Aguacatala, es uno de los santuarios más visitados por propios y extraños. Foto: EL PALPITAR.

Colombia es un país arraigado en tradiciones y de fuertes lazos con la Iglesia Católica, no por nada desde el arribo de las expediciones de conquistadores y misioneros españoles, se ha evangelizado a todos los pobladores de estas tierras, y en la época colonial ya contábamos con diócesis en Santa Marta, Cartagena, Santafé de Bogotá, Popayán Y Nueva Pamplona, sin contar con los seminarios y universidades religiosas.

Cuarenta días antes de que inicie la Semana Santa, algunas personas comienzan a auto restringirse o a cambiar sus usuales hábitos de comportamientos para hacer un sacrificio y prepararse para las celebraciones religiosas, tales son la de abstinencia de carnes rojas, las confesiones, no consumir bebidas alcohólicas, no fumar, entre otras.

Las costumbres religiosas de los feligreses de la Iglesia Católica en Colombia responden, como es de esperarse, a las inculcadas por la misma, año tras año o las que nos enseñan las abuelas que rayan en lo mítico.

El Domingo de Ramos se da la bienvenida a la Semana Mayor y con ella su habitual procesión de ramos para honrar los momentos de Jesucristo en la tierra, de allí se derivan también las procesiones de la soledad, el silencio, el viacrucis, las siete palabras, el santo sepulcro y otras mas.

Para Diana Gómez, feligrés de la Iglesia de San Antonio en el centro de Medellín, las actividades más importantes para ella son “el Jueves Santo y las celebraciones de la Última Cena y la procesión que se realiza el viernes” al igual que Marlene de Jesús Henao, comerciante, quien afirma que “el viacrucis es la tradición que más se sigue”.

virgen_aguacatala_elpalpitar7
Con las veladoras, los feligreses también pagan sus promesas y elevan sus plegarias. Foto: EL PALPITAR.

Puede ser por el paso del tiempo, por el cambio de generación, por la perdida de devoción o simplemente porque no tienen conocimiento de las arraigadas costumbres colombianas en este época de religiosidad, pero es evidente que las procesiones ya no son tan multitudinarias, ni en los sermones asiste igual cantidad de personas que en años anteriores.

Según Pedro Ramírez, habitante del barrio Belén “la principal razón por la que los jóvenes no van a los actos de Semana Santa es que se predica pero no se aplica y se da mal ejemplo…el joven pierde interés porque la iglesia esta desactualizada”.

Sin embargo, existen personas que con fervor siguen todas las costumbres propias de la Semana Mayor, se concentran en el interior del hogar en oración, no hay radio, no hay tecnología y el televisor solo se enciende para poner las películas y programas religiosos que se emiten desde el Jueves Santo, hasta el Domingo de Resurrección.

En las largas procesiones aún se ven padres e hijos compartiendo las costumbres, dirigiéndose a los actos religiosos que se celebran en las diversas parroquias de los barrios o en las iglesias principales de la ciudad, como el lavatorio de los pies y la visita a los siete monumentos que se realiza los jueves en conmemoración del peregrinaje de Jesús.

En esta semana los fieles que llevan hábitos y tradiciones propias de la Semana Mayor, se abstienen de tener relaciones sexuales, del consumo de algunos alimentos en especial las carnes, de decir malas palabras, de pecar, de escuchar música, de bailar, de práctica juegos de azar, algunos procuran ayunar e internarse en la oración y reflexión.

Las tradiciones son para muchos símbolo de respeto y devoción y el camino para hacer reflexiones y cambios espirituales que ayuden a que cuando culmine la Semana Santa se tenga un renovación en la fe y un acercamiento en las relaciones con Dios. Para otras personas dichas costumbres obedecen a pensamientos anticuados, originados en una iglesia y comunidad regida por cohibiciones.

virgen_aguacatala_elpalpitar3
Foto: EL PALPITAR.

Acerca de Catalina Florez López

Deja un comentario