En Medellín, Antanas Mockus reivindicó lo sagrado de la vida

“Cuando una sociedad respeta la vida, aprende a respetar los otros derechos… la vida es sagrada”, Antanas Mockus.

Festival-internacional-de-documental3

La Vida es Sagrada, es un documental dirigido por el danés Andreas Dalsgaard, quien durante cinco años se dedicó a testimoniar de manera fílmica, los pasos del entonces candidato a la Presidencia de Colombia, Antanas Mockus.

Este martes, en el teatro Lido de Medellín y bajo el marco del DocsBarcelona+Medellín, se proyectó el estreno de este documento fílmico que detalla las correrías, pensamientos y contratiempo, que tuvo el profesor Mockus en su lucha por buscar una mejor Colombia, una Colombia en paz.

El documental

De acuerdo con la reseña del director sobre su producción, “El filósofo, profesor y político colombiano, Antanas Mockus lucha contra la violencia y corrupción de su país. Bajo el lema “La Vida es Sagrada”, organiza una imaginativa campaña que moviliza a miles de seguidores y le coloca en primer lugar de las encuestas dos semanas antes de las elecciones presidenciales”.

Esta elecciones, enmarcadas en un tinte de dudas por el trabajo del publicista J.J. Rendón en la campaña rival, derivó en la presidencia de Juan Manuel Santos, quien para la época venía de ser el Ministro de Justicia de Álvaro Uribe Vélez y quien llegaría al máximo cargo del Ejecutivo de la mano del uribismo.

Sin embargo, y pese al manto de dudas que dejó la victoria de Santos en 2010, para las elecciones del 2014, Mockus apoyaría la campaña de Santos para la reelección, de la mano de las banderas de la paz.

Para Santos, el rival a vencer era Óscar Iván Zuluaga, el ahora candidato de Uribe y quien apostaba por el fin de los diálogos de paz en La Habana. Con el apoyo de Mockus y sus ideas de paz, Santos logró de nuevo la Presidencia y alivió a quienes temían por el rompimiento de los diálogos.

“No obstante, sus ideas dejan una semilla que acabará floreciendo. Anteriormente Mockus había sido alcalde de Bogotá, donde puso en práctica sus insólitas ideas. Paseando por la ciudad disfrazado de Superman, con una actitud positiva incansable, consigue cambiar las malas conductas al volante y rebajar los elevados índices de criminalidad. Un hombre inspirador con una obra política que transciende más allá de las fronteras colombianas”, así describe el documental el legado de un Mockus diferente e inspirador de cambio.

“Tengo la confianza de que en muchos pasos, la mirada desde al arte es la única que permite dar ciertos saltos. Lo otro, es que confiar en la persona siempre es maravilloso (…) son cinco años al final de los cuales algunos de los editores se reían de mi y decían ‘nosotros hemos estudiado más su vida que usted’. Esto es una máquina que, de algún modo, junta emociones y razones, y cuando emociones y razones se juntan, hay ahí entusiasmo”, dijo Mockus ante su motivación por hacer parte de este proyecto.

Para Mockus, la vida siempre será sagrada

Foto: Pantalla
Foto: Pantalla

Más allá del entorno político que tiene el documental, este testimonio fílmico se adentra en los más profundo sentimientos y pensamientos que rodean una campaña tan diferente en Colombia como la que lideró Mockus camino de la presidencia en el año 2010.

Las ideologías, las luchas, lágrimas, consejos, aplausos, cantos, correrías… todo, absolutamente todo, quedó al detalle en una historia narrada de comienzo a fin por su protagonista y por Katherin Miranda, la líder de juventudes del Partido Verde en Bogotá y quien creció políticamente de la mano del profesor Antanas y de su amigo y compañero de luchas políticas, John Sudarsky, senador de la República y quien fuera precandidado a la Presidencia en las pasadas elecciones.

Este documental, más allá de lo divino y lo humano, muestra lo privado, lo íntimo. Es en detalle la muestra de un equipo de trabajo que hizo la diferencia durante una campaña política y que marcó un camino, pese a no lograr el resultado final que era obtener la Presidencia para el otrora candidato Mockus.

“Cuando una sociedad respeta la vida, aprende a respetar los otros derechos… la vida es sagrada”, sentencia Mockus en uno de los apartes del documental.

A su vez, desde lo más íntimo, La Vida es Sagrada hace un recuento del Mockus hombre, docente, rector de la Universidad Nacional, Alcalde, político, padre, esposo e hijo. En escena aparece la sinceridad de su madre, sus consejos. La intimidad de una cena familiar, de sus amigos quienes lo apoyan en la vida tradicional y de su equipo de trabajo, ese que durante tantas jornadas dejó la piel por el ideal que con el tiempo fue la “Ola Verde”.

La paz nace de la confianza

Mockus, defensor de la paz, dejó un momento en el acto para enfatizar en los temas que le hacen pensar en la paz posible para Colombia. Según Antanas, la confianza es prioridad a la hora de buscar la paz: “Algún día, tres colombianos que se encuentren entre si, confiarán en ellos, como confían tres niños o tres jóvenes que se dejan mecer entre si”.

“Algún día los colombianos lograremos relativizar, no digo minimizar, pero si relativizar nuestros pactos dolorosos; y algún día celebraremos con felicidad haber aprendido a resolver situaciones muy difíciles. Si nosotros nos curamos de nuestra enfermedad, podremos ayudar a muchos otros a curarse y la enfermedad se llama desconfianza”.

Durante el encuentro, Antanas aludió el tema de la disposición de los colombianos a la violencia, hizo énfasis en la necesidad de perdonar y sanar las heridas y fue enfático, además, en decir que en Colombia “hay que formar gente honrada y que siendo honrada no pierda la fe”.

Este espacio, a más de ser el lugar oportuno para disfrutar de una muestra más de arte y cultura, de esa cultura que en Medellín se suele impulsar, sirvió para revalidad conceptos y reflexionar sobre el valor de la vida, sobre su significado profundo que a veces se olvida en los afanes y devenires que demarcan el día a día.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario