Cachos de la Vida Real, cuatro historias y mucho humor en La Polilla

Este sábado, 26 de agosto, finaliza la temporada de Cachos de la Vida Real en la Corporacion La Polilla, así que no se pierda la última función.

Fotos: CORTESÍA.

¿Sin plan de sábado? Ir a teatro es una opción que a casi todo el mundo le encanta y más cuando se trata de comedia, por eso la invitación es no perderse la última función de la temporada Cachos de la Vida Real, una historia que presenta la Corporacion La Polilla a las 8:00 p.m.

Cachos de la Vida Real cuenta las historias de cuatro personas, que al principio eran desligadas, pero que en momento dado unieron sus guiones y el resultados es todo show en escena en el que se cuentan un drama con mucho humor.

“En esta temporada se está presentando una obra que se llama Cachos de la Vida Real, que ya se ha venido trabajando hace tres años como resultado de uno talleres que realizamos y en los que cada uno buscó una idea de la cotidianidad para trabajar en el cuadro”, contó la actriz Lina Patricia Restrepo.

El cuadro de esta actriz es el de una es una mujer “de las que se hacen cirugías por todas partes, pelo postizo, de las que son falsas porque todo es impuesto y al final llega a un punto de quedarse sola”.

En medio de su desgracia, cuando queda sin el hombre que tanto había soñado, este personaje causa una risa imparable en el público, como ha pasado en repetidas ocasiones, por su particular forma de decir las cosas.

“Hay otros cuadros como el del amor y el desamor, el del despecho, pero todo llevado de forma cómica a pesar de que es trágico”, comentó Lina Patricia Restrepo.

Así pues que la cita es para no perderse de esta historia con mucho humor y, a la vez, apoyar la cultura y el talento local.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario