Mujeres de Colombia se unen en una Alianza Nacional para reivindicar derechos

Aunque no tendrán sede física, las integrantes estarán en constante comunicación vía Internet.

Graciliana_alianza_mujeres_conflicto
Foto: CORTESÍA

Mujeres de varias regiones de Colombia presentan hoy en Bogotá una pionera Alianza Nacional, que ha unido a más de 6.000 personas para reivindicar sus derechos y erradicar la violencia que sufren cada día a manos del machismo y los actores del conflicto armado.


“Alianza Nacional de Mujeres Libres de Violencias” se lanza a la opinión pública tras casi dos años de trabajo en los que han captado los apoyos de unas 6.798 personas a un proyecto que definen como “pluri-étnico” e “innovador” por su diversidad.

“Este es un proceso que tiene profunda base social. Hay muchas mujeres de base, la alianza es sinónimo de pluralidad por la diversidad de mujeres”, explicó en entrevista a Efe Graciliana Moreno, una de las coordinadoras políticas de la iniciativa.

Moreno considera una garantía de éxito la inclusión en el proyecto de mujeres de todas las edades, así como afrodescendientes e indígenas, puesto que la ambición de la iniciativa es luchar contra la violencia que padecen, atacando las particularidades de la misma.

Y es que consideran que la violencia sufrida por las mujeres tiene “diferencias y similitudes” según la región en la que se encuentren.

Para averiguar esas particularidades disponen de un barómetro que busca profundizar y producir información estadística acerca de la manera en la que se vulnera de forma cotidiana a las mujeres y así enfrentarla mejor, apunta Moreno.

Sin una sede fija, la Alianza Nacional estará en contacto por internet para desarrollar sus tres objetivos prioritarios: aplicar la legislación para erradicar la violencia contra la mujer, conseguir la paridad en la participación política y desempeñar un rol destacado en la construcción de la paz en el país.

Colaborar en el proceso de paz que el Gobierno y las Farc mantienen desde hace más de dos años en La Habana, pero también en un eventual postconflicto, resulta fundamental para ellas, ya que, explica Moreno, sin paz “no va a haber un desarrollo de los derechos de las mujeres”, especial blanco del conflicto armado.

“Recordemos que la Casa de la Mujer ha afirmado que más de 500.000 mujeres han sido víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado. Por eso creemos que configurarnos como Alianza puede ser un aporte a otras plataformas para aumentar la voz de las mujeres”, sostiene.

Su lucha más inmediata, adelantan, se centrará en conseguir que se destinen recursos para el desarrollo de la mujer en los próximos presupuestos del Estado y que estos lleguen a las regiones.

La Alianza Nacional buscará un acuerdo que “asegure recursos para que la política pública de la mujer e igualdad de género que fue adoptada deje de estar en el papel y haya plata segura para que la política pública llegue a los territorios”, aseguró Moreno.

Este proyecto se presenta con un optimismo que justifican éxitos ya logrados, como el desarrollo político de Yaimi Contreras, perteneciente a la comunidad indígena Zenú y primera mujer cacique de su territorio, el municipio de San Antonio de Palmito, en el departamento de Sucre (norte).

“Tradicionalmente las mujeres no teníamos participación en las estructuras de los cabildos indígenas”, recuerda Contreras, elegida en el cargo en diciembre pasado.

Lo logró asistiendo a reuniones en las que aprendió que tiene derechos y preguntando en su comunidad si estarían de acuerdo en que una mujer les representara; con la información y el activismo ha conseguido formar junto a varias compañeras el primer Comité Territorial de Mujeres Indígenas en Palmito.

“Vengo de un proceso de aprender para poder aplicar”, resume esta cacica, colaboradora de la Alianza Nacional.

Acerca de ElPalpitar.com y EFE

Deja un comentario