Priorizados 20 municipios antioqueños para desminado humanitario

Antioquia se caracterizó en el pasado por ser uno de los focos del conflicto armado; hoy, es el departamento con más municipios libres de minas.

desminado
Foto: ARCHIVO.

Según información de la Unidad para la Reparación a las Víctimas, el Gobierno Nacional priorizará el desminado humanitario en 20 municipios de Antioquia, con el fin de garantizar el proceso de posconflicto y retorno de desplazados a sus terruños.

Las municipalidades con mayor cantidad de minas en Colombia son Tame (Arauca), Vista Hermosa (Meta) y San Vicente del Caguán (Caquetá). 

No obstante, detrás de ellos hay varias localidades antioqueñas, especialmente del Oriente, como San Carlos, Nariño, San Francisco y Carmen de Viboral, de acuerdo con Jorge Mario Alzate, director de la  Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia. El común denominador en estos municipios ha sido un gradual desminado humanitario, que llevó a que algunos fueran declarados libres de estos artefactos.

Sin embargo, no hay por qué bajar la guardia. Que un municipio sea “declarado libre de sospecha de minas no significa que ya no haya minas (…) Este desminado se hace en zonas donde por información ciudadana y de las autoridades se sabe que hay minas, pero pueden haber más”, dijo Alzate.

Aun así, es representativo que se adelante el desminado en los municipios, pues es el primer paso para el retorno de las familias afectadas por desplazamiento. 

“Hay que recordar que las minas son uno de los flagelos más grandes que tenemos, pues en el marco de un posconflicto, pueden generar riesgo en la población civil cuando retorne“, indicó Alzate.

En Colombia, la cifra de afectados por las minas antipersonales asciende a 10 mil 694, lo que lo convierte en el país con mayor cantidad de víctimas y minas, solo superado por Afganistán.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario