EPM compró la planta desalinizadora de agua más grande de Latinoamérica

La transacción por la compra fue de 965 millones de dólares.

compra_epm_empresachilena_elpalpitar1
Foto: CORTESÍA.

Aguas de Antofagasta-Adasa, empresa chilena con propiedad de la mayor planta desalinizadora de agua en América Latina, fue adquirida por EPM, representando la compra más grande en la historia de la entidad y quizá una de las más importantes para su internacionalización. Así fue anunciado la mañana de este jueves 23 de abril por autoridades locales.

Adasa está ubicada en el norte de Chile y presta el servicio de agua a siete poblaciones de seis municipios con un estimado de 540 mil habitantes. EPM iniciará con la operación de los servicio de agua potable, saneamiento, alcantarillado y plantas de tratamiento del líquido.

Con una inversión total de 965 millones de dólares, se  espera que EPM entre a operar completamente la planta adquirida en unas cuatro semanas, por el momento, solo hace falta la aprobación oficial de la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios-Econsa en Chile.

“Antofagasta es la región más fuerte en la industria minera de Chile que es provista del servicio de agua en bloque por Adasa, ahora en manos de EPM”, explicó Juan Esteban Calle, gerente de EPM, quien resaltó la importancia de expandirse en otros sectores de la productividad.

Significación económica

“Esta compra permite la diversificación del portafolio  de EPM, además del incremento que en recursos que representa para la ciudad de Medellín”, afirmó el alcalde de la ciudad, Aníbal Gaviria Correa.

EPM genera ingresos anuales a la ciudad de Medellín por un billón de pesos, 25% de esa ganancia está representada en las inversiones que se han hecho en el exterior y que aportan al crecimiento económico y empresarial de la entidad.

Con esta compra, se estima que los ingresos anuales serán de 142 millones de dólares arrojando una utilidad neta de 45 millones, transacciones que fortalecerán la estabilidad económica de EPM en la región y en el ámbito internacional.

La concesión hecha a EPM por la empresa chilena tiene validez hasta el año 2033, no obstante, gracias a la estabilidad económica y financiera del país, se espera que este periodo de tiempo pueda extenderse.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario