El Congreso aprobó el Tratado de Libre Comercio con Costa Rica

Los sectores que se benefician con la desgravación inmediata de bienes son los abonos, pinturas, algunas confecciones y textiles, medicamentos, automóviles, autopartes y juguetes

Foto: CORTESIA
Foto: CORTESIA

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Costa Rica fue aprobado este martes 16 de junio por la plenaria de la Cámara de Representantes de Colombia, informó el Ministerio de Comercio.

“Es un tratado muy importante, sobre todo en este momento en el que nos hemos impuesto la tarea de diversificar las exportaciones para disminuir la dependencia de los bienes minero-energéticos” dijo la ministra de Comercio de Colombia, Cecilia Álvarez-Correa.

La funcionaria agregó que, con el TLC, “Costa Rica es un destino para todos aquellos productos diferentes a ese sector” y explicó que el 74 % de los bienes industriales quedarán libres de arancel en forma inmediata y el resto entre 5 y 15 años.

Igualmente, señaló que el acuerdo es importante para la industria colombiana porque el 97% de las exportaciones del país son bienes no minero-energéticos.

Detalló que los sectores que se benefician con la desgravación inmediata de bienes son los abonos, pinturas, algunas confecciones y textiles, medicamentos, automóviles, autopartes y juguetes.

Los cosméticos, agroquímicos, productos de belleza, electrodomésticos, calzado, productos de madera, papel, muebles, pinturas, electrodomésticos y productos de aseo tendrán desgravación gradual añadió la ministra.

En lo que toca al sector agrícola, productos como carne de bovino, cerdo y pollo, lácteos, café y sus preparaciones, arroz, oleaginosas y azúcar quedaron excluidos del Acuerdo, es decir, no serán desgravados.

Con EFE.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario