EPM, 60 años de desarrollo, crecimiento, logros y orgullos sin fin

Por sus ejecutorias en el campo de los servicios públicos y por su sólida proyección nacional e internacional, EPM fue elegida como la mejor empresa del siglo XX en Colombia.

Celebracion_60añosEPM_El_Palpitar
Foto: EL PALPITAR.

El seis de agosto de 1955, la Alcaldía de Medellín reglamentó la existencia de EPM con la expedición del Decreto 375 y el 25 de noviembre de ese mismo año la sancionó el Gobernador; así comenzó a ser escrita la historia de la empresa de servicios públicos más importante de Colombia y una de las más importantes de América Latina.

Y es que hablar de EPM es rebuscar en los anales de la historia grande de Antioquia. Una empresa que, pese a tener como riñón a la Administración Municipal, es totalmente independiente; su patrimonio y sus rentas son propios y están totalmente separados de los bienes y de los fondos comunes del Municipio de Medellín. EPM no cuenta con aportes externos diferentes a la facturación por la prestación de sus servicios.

“Hoy es un día de alegría para Medellín. Hoy es un día de alegría en cada uno de esos barrios, en todas las casas. Quiero elevar también una plegaria por los que ya no están, pero que estuvieron y fueron trascendentales en la fundación, el crecimiento y la consolidación de esta institución”, afirmó el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria.

Grandes avances desde el comienzo

Foto: CORTESÍA EPM.
60 años de historia en Antioquia y Colombia. Foto: CORTESÍA EPM.

Desde 1955, cuando con 67 millones de pesos el municipio de Medellín capitalizó su mayor inversión en administración pública, EPM no ha parado de crecer y brindar satisfacciones.

Durante las décadas de los 50 y los 60, la empresa comenzó a dar sus primeros pasos, cada uno de ellos de la mano de la responsabilidad social. Fue así como en 1957 la empresa comenzó la atención masiva de público en la sede del edificio Miguel de Aguinaga. Luego, para 1964, EPM creó el programa Habilitación Viviendas, que hasta hoy sigue ofreciendo.

Más tarde, ya entradas las décadas de los 70 y los 80, EPM ingresó al mercado de las hidroeléctricas con los desarrollos de Guadalupe III y IV, Peñol – Guatapé, Riogrande I y II, Playas. Igualmente, en esta veintena, la empresa construyó la planta de tratamiento de agua potable La Ayurá y avanzó notablemente en la expansión de plantas telefónicas.

Con esta evolución la empresa avanzaba en su propósito de “integrar los proyectos al territorio y que sean transformadores de la realidad de la sociedad”, así como lo afirmó Juan Esteban Calle, gerente de EPM.

Pero para EPM los límites parecían no llegar. La evolución llegada con las décadas del 90 y 2000 pusieron a EPM en el tope de las empresas prestadoras de servicios públicos, lo que le sirvió para ser catalogada como la mejor empresa del siglo XX en Colombia.

En 1993, entraron en operación las centrales hidroeléctricas La Tasajera y Niquía, con lo que EPM avanza en este propósito de consolidación trazado desde los 70.

Pero en 1997, EPM inauguraría lo que aún es un hito en la construcción de infraestructura moderna en la ciudad: el Edificio Inteligente. Un referente de ciudad, conocido y querido por todos los medellinenses y admirado desde cualquier rincón de Antioquia y Colombia.

EPM era imparable, su impacto social y económico no veían un techo y siguen sin verlo, pues cada día la modernidad ha traído consigo nuevas y mejoras evoluciones.

La moderna EPM

Foto: Cortesía
Obras de Hidroituango, proyecto liderado por EPM. Foto: CORTESÍA.

Tal vez 1998 fue un año culmen para la empresa, pues comenzaron a prestar el servicio de gas natural por red, una forma de cambio y avance en las comunidades, y un impacto y apoyo a la conservación del medio ambiente, un compromiso de siempre en la gigante paisa. Un año más tarde, el 1999, EPM comenzó a ofrecer el servicio de gas natural vehicular (GNV), esta era sólo la forma de abrirle la puerta al sinfín de logros que vendrían en el 2000.

Y no pudo ser de otra manera. En el año 2000 EPM terminó la construcción de la planta de tratamiento San Fernando, una enorme estructura ubicada en los límites entre Itagüí y Medellín, que compromete a la empresa con el tratamiento de las aguas residuales y con la labor se oxigenar al Río Medellín.

En 2001, como si lo hasta ahora conseguido no fuera ya mucho, EPM inaugura el complejo hidroeléctrico Porce II. Y en 2003, EPM comienza una labor titánica de adquirir empresas extranjeras para expandir sus servicios.

Primero, en 2003, adquiere el 75 % de las acciones de la sociedad Hidro Ecológica del Teribe S. A. (HET), para financiar, construir y operar el proyecto hidroeléctrico Bonyic en Panamá. Seguidamente, en 2010, EPM adquiere la Empresa Eléctrica de Guatemala S.A. (Eegsa) y de Comegsa. Y, en 2015, el Grupo EPM compra la empresa chilena Aguas de Antofagasta S.A. (ADASA) y debuta en el negocio de potabilización de agua de mar.

Sin embargo, no se pueden olvidar otras megaobras que EPM ha concluido, además de sus programas de expansión que lo han llevado a capitalizar sus metas en grandes adquisiciones. Hoy EPM llega con agua y energía a los sitios más apartados de Antioquia, produce la gran parte de energía de Colombia y avanza en nuevos proyectos para sorpresa de las comunidades.

“Nos dimos a tarea de instalar los kits de energía solar. Ya tenemos instalados más de 100 de esos kits y estamos avanzando para continuar dándole un impulso importante a ese proyecto. Además, avanzamos con “Aguas para la educación, educación para el agua”, en donde ya hemos instalado cerca de 290 plantas de potabilización en escuelas rurales, en centros educativos remotos beneficiando a más de 40 mil personas”, recalca con orgullo, Juan Esteban Calle.

“En estos 60 años de historia, para nosotros era muy importante decirles gracias a nuestros clientes y usuarios (…) hacerles un reconocimiento importante y decirles todos los días y cada vez ‘mire, el Grupo Empresarial aprecia de forma sustancial ese esfuerzo grande por comportarse bien y por dar ejemplo que ustedes tienen con la empresa. Todos esos programas, entonces, nos llenan de orgullo y han sido resaltados en este aniversario de 60 años”.

Con estos avances, EPM sigue instalada en la cima social y económica del desarrollo de la comarca. Siguen desarrollando objetivos clave y las metas no paran, así como tampoco lo hacen los clientes y sus exigencias.

Como bien lo diría el alcalde, Aníbal Gaviria, “somos los responsables de continuar construyendo ese glorioso hoy y ayer que hacen parte fundamental de la historia de nuestra Ciudad, de nuestro Departamento y de nuestro País”.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario