La Inflación y El Niño, dolores de cabeza en los hogares colombianos

Existen más de 400 bienes y servicios sobre los cuales se soporta la canasta familiar y el 80% de ellos han presentado un aumento considerable.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Las nuevas cifras de la inflación no sólo significan un aumento considerable en materia de cifras en los últimos diez años; además, explican el porqué los hogares colombianos cada día viven más con lo justo y el motivo de que todos se estén “apretando los pantalones” a la hora de consumir.

Y es que no sólo los alimentos están “ahorcando” con sus costos a los colombianos. También, los costos de los arriendos, las matrículas, los implementos de estudio y el vestuario, hacen que la situación sea cada vez más compleja.

Igualmente, si a eso le sumamos los embates del fenómeno de El Niño y su aporte a la carestía de agua que impulsó la subida de la factura de luz, la situación paso, realmente, de castaño a oscuro para los hogares colombianos.

Suben los alimentos, sube la luz… suben los nervios

Teresita Restrepo es pensionada y con ese dinero costea un hogar en el que, además, viven su esposo y su hijo menor. Para ella, el simple hecho de que algo suba ya significa una dificultad, pues a los maestros pensionados poco o nada les aumenta el salario cada año.

Así y todo, ella merca mensual, paga sus servicios y tiene a favor la casa propia, sobre la cual, sin embargo, debe pagar predial trimestral y administración mensual. Antes de que el fenómeno de El Niño llegara y la Inflación se disparara, Teresita pagaba de mercado 350 mil pesos de canasta básica; ahora, con El Niño, el valor le subió a 390 mil pesos impulsado en ítems tan necesarios como las verduras, las frutas, el pollo y la carne, que han presentado para el registro del DANE una subida del 1,29 en septiembre. A todo eso, debe sumarle el aumento en el costo de la energía que fue de al menos diez mil pesos.

Ahora bien, si doña Teresita quisiera darse un paseo con su esposo, tendría que saber que si en agosto podía darse el lujo de salir con cierta cantidad, ahora deberá sumarle mínimamente el 1,48% a los costos de la diversión, más el 0,79% que han subido los gastos de transporte.

Y aunque eso no parecería una gran cantidad, le debe sumar lo que ya le subieron los alimentos y la energía, más los nuevos costos de la diversión y el transporte, lo que, seguramente, harían que ella lo pensara dos veces antes de darse su salida.

Voz Pop

Las frutas suben sus precios y los huevos permanecen con su costo estable.
Las frutas suben sus precios y los huevos permanecen con su costo estable.

El Palpitar consultó la opinión de al menos diez hogares para conocer cómo se han visto afectados por las consecuencias de El Niño y de qué manera aportan ellos a las nuevas cifras de la inflación, teniendo en cuenta que lo básico, lo esencial, lo fundamental, se tornó más costoso en el último mes.

“En este mes con respecto al anterior, los servicios públicos aumentaron: el acueducto incrementó un 10% y la luz subió en dos puntos porcentuales con respecto al mes de septiembre, el gas también aumentó”, comenta Lina Ospina, una Administradora de Empresas quien además lleva las riendas de un hogar junto a su pareja.

Igualmente, comenta Lina, en su hogar se ha notado la subienda de productos como la papa y el aguacate, que duplicó su valor acostumbrado. Sin embargo, un producto tan tradicional como el huevo, según ella, mantuvo su precio.

Todos estos aumentos, afectan en mayor cuantía a los hogares de ingresos bajos y medios, quienes se ven obligados a reasignar sus gastos en función de la inflación.

En otros hogares consultados, las respuestas no varían mucho. Coinciden en que la luz, por ejemplo, ha presentado aumentos considerables de un mes a otro, con topes de hasta 20 mil pesos entre el periodo agosto-octubre. En otros casos, el aumento es de 15 mil pesos de septiembre a octubre

Y no sorprende, según datos del Banco de la República, a más de los alimentos que se consumen a diario, existen más de 400 bienes y servicios sobre los cuales se soporta la canasta familiar y el 80% de ellos han presentado un aumento considerable. Servicios como la salud, la vivienda, la diversión y el vestuario, antes ya referenciados, hacen parte de este paquete que hoy afecta el bolsillo de los colombianos.

Lo que viene…

tallos_tomate_cultivo
Cultivos de tomate. Foto: Archivo

No obstante a que el panorama ya luce poco alentador, lo que se avecina no es nada amigable con el bolsillo. Cabe recordar que al momento Colombia afronta una de las sequías más fuertes desde 1950, superando el promedio histórico de ausencia de lluvias del 70% y con El Niño apenas comenzando, según el Ideam.

Pero, esto que estamos viviendo, no es nuevo. Ya para los años 2006 y 2008, producto del mismo fenómeno climático, Colombia cerró con cifras de inflación del 4,46% y el 7,67%, respectivamente.

En 2015, corridos diez meses, el aumento en la canasta familiar colombiana presenta una cifra total del 4,76%, lo que representa 0,76% por encima de la meta establecida por el Banco de la República que la situaba en un rango de entre dos y cuatro por ciento. Así las cosas, ya el tope registrado en 2006 fue superado por 0.30% y el de 2008, parece, está en la mira.

Para los colombianos, el columpio económico seguirá por unos meses siendo un real padecimiento. Con el paso de los días, la carestía de productos y los cambios de cosechas, representarán el aumento en costos de diferentes alimentos impactados por El Niño y la devaluación del peso en relación con el dólar, que va en detrimento principalmente de los importadores.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario