10 sencillas maneras de ahorrar agua, energía y dinero

Según cifras de Presidencia, el pasado martes, 8 de marzo, se ahorró en todo el país un 1,98% de energía eléctrica.

agua_consumo_
Por cada peso que ahorre de su factura anterior, se le descontará para la próxima la misma cantidad, según Santos. Foto: EL PALPITAR.

A medida que el Fenómeno del Niño arrecia, aumenta la problemática energética en Colombia; la importación de energía desde Ecuador, el bajo nivel de las aguas en los embalses y la renuncia del Ministro de Minas evidencian que la situación es, cuando menos, crítica.

Más allá de quedarse en el problema, es necesario asumir medidas urgentes que permitan mitigar el efecto del cambio climático, para lo cual tanto el Gobierno como algunas empresas del sector industrial han minimizado su consumo de agua y energía.

Sin embargo, cada colombiano puede contribuir, desde su rol ciudadano, a disminuir el impacto negativo de años de irresponsabilidad ambiental. “Con un pequeño esfuerzo que hagamos todos los colombianos, evitaremos el racionamiento y superaremos el Fenómeno del Niño”, indicó al respecto el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Bajo los parámetros de “responsabilidad, organización y eficiencia”, y con la colaboración del profesor Jefferson Galeano Martínez, experto en Educación Ambiental de la Universidad de la Sabana, EL PALPITAR diseñó una lista con algunas maneras sencillas, pero efectivas, de economizar energía y agua, y de paso, aliviar la carga para su bolsillo.

1. Establecer acuerdos

Tal y como explica Galeano, “es importante que el ciudadano de a pie genere acuerdos y reglas entre la familia, el ámbito laboral y en cualquier círculo social en el que participe” a fin de ahorrar agua y energía. Un buen consejo es que, ya sea entre compañeros de trabajo o miembros de un mismo hogar, se acuerde “apagar todas las bombillas al salir” o utilizar menos algunos electrodomésticos.

2. Organización de actividades

Este aspecto consiste en aprovechar la luz solar, básicamente. Si una persona realiza un sinfín de actividades después de las 10:00 de la noche, ¿es posible que las programe para cuando todavía hay luz natural? Galeano señala que es fundamental que se reorganice el horario o agenda de tareas, pues el alto consumo de luz artificial en horas nocturnas impacta negativamente el ahorro energético; de igual manera, es posible que muchas labores que se realizan durante el día y no requieren luz puedan efectuarse en la noche.

3. Organización de espacios

Ver el mismo programa en televisores diferentes o leer un libro de noche en cuartos distintos son algunas situaciones recurrentes en las viviendas colombianas, por lo que una buena idea sería compartir espacios o aparatos electrónicos si, a fin de cuentas, van a reportar el mismo beneficio o servicio, independientemente de en qué lugar se use.

4. Desconectar cargadores

“No importa si dejo unos minutos conectado el cargador del celular, después de todo, está consumiendo muy poco”. Y puede que sea cierto. Pero, tal y como explica el profesor Galeano, hay 45 millones de colombianos pensando igual. Ese consumo, que pareciera teóricamente irrisorio, resulta siendo una carga que con el tiempo puede ser insoportable para el sistema energético nacional.

5. Desenchufar lo que no se utiliza

Aunque no lo crea, elementos como el televisor, el computador, el microondas o un calentador eléctrico consumen energía incluso cuando no están encendidos. Por tal motivo, no basta con presionar el botón “apagar” al dejarlos de usar, sino que también es necesario desconectarlos una vez no nos sean de utilidad.

6. Actualizar las bombillas

Si la luz que emiten sus bombillas es amarilla, podría estar consumiendo mucha más energía que la que consume una casa con bombillas de luminosidad blanca. Si su economía se lo permite, pásese al lado amable con el medio ambiente y cambie los focos de su vivienda.

7. Aumentar la eficiencia

Si bien los caudales de los afluentes han aumentado un poco durante las últimas semanas, sigue existiendo una latente necesidad de economizar agua, no solo por el Fenómeno del Niño, sino también por el cambio climático. Una buena manera de ahorrar el vital líquido desde nuestros hogares es “haciendo un solo ciclo de lavado de ropa, reutilizando el agua siempre que sea posible y aprovechando las pocas lluvias de los últimos días”, puntualizó Galeano.

8. Revisar la infraestructura de su hogar

Inspeccionar periódicamente el sistema de acueducto de su hogar pudiera redundar en evitar el desperdicio. “Las fugas, especialmente de agua, aumentan mucho el consumo”, precisó el experto. Por tal motivo, si encuentra alguna avería en la red de suministro de agua o de energía, intente solucionarla cuanto antes, pues de no hacerlo estaría echando a la basura, literalmente, un recurso escaso.

9. Educar a los menores

Hacer pedagogía al interior del círculo familiar permitirá no solamente ahorrar en el presente, sino también en el futuro. Los estragos que está viviendo Colombia en la actualidad podrían ser mucho peores para los descendientes. Educarlos ambientalmente desde ahora pudiera suponer un alivio para el futuro.

10. Autoevaluarse

Más allá de estas recomendaciones generales, cada familia puede encontrar nuevas formas de minimizar el consumo de estos servicios según su caso particular. Salvo la nevera, ¿pudiera desconectar todos los demás aparatos eléctricos de su hogar cuando no está en casa o va a dormir? ¿Es necesario tardar más de 10 minutos al ducharse? ¿Hay que lavarse y plancharse el cabello todos los días? ¿Por qué mantener o no la calefacción o el aire acondicionado encendido en todo momento? Responder a esas preguntas le ayudarán a descubrir métodos prácticos de economizar agua, energía y dinero.

Al Niño todavía le quedan, por lo menos, dos meses de alta intensidad. El ”fantasma’ de un racionamiento se avista cercano y, además, una de las centrales hidroeléctricas más importantes del país estará prestando servicio de forma parcial durante gran parte del año. (Lea también: Para mayo, reanudará operaciones Central Hidroeléctrica de Guatapé).

Por tal motivo, depende de todos los colombianos que el país salga avante de esta problemática, que pudiera ser tan solo una advertencia de la naturaleza de lo que viene si no se toma conciencia y decisiones frente al cambio climático.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario