¿Es una ilusión pasar a las universidades públicas en Antioquia?

La Universidad de Antioquia y la Universidad Nacional, sede Medellín, son los claustros académicos que más aspirantes reciben semestralmente en el Departamento.

UNiversidad_Nacional_ElPalpitar
Universidad Nacional de Colombia, la mejor institución universitaria del país. Foto: ARCHIVO.

“Me gustaría pasar a la Universidad Nacional porque la sede Medellín tiene alta calidad académica en el área de las ingenierías. Además, las facilidades económicas que ofrecen las diferencian de las universidades privadas, que a fin de cuentas son más costosas y a veces peores”, dijo Keren Avendaño, quien espera pasar a Ingeniería Civil.

Por su parte, Manuela Zuluaga, que se presentó a Arquitectura en la Universidad Nacional y a Psicología en la de Antioquia, manifestó lo que la motivó a inscribirse. “Yo quiero pasar a alguna de las universidades públicas porque están muy bien ranqueadas en los estudios. Adicionalmente, me parece que los profesores y estudiantes de estas universidades son los mejores”.

Al igual que ellas dos, semestre tras semestre, miles de personas, entre recién graduados, trabajadores, técnicos y tecnólogos, entre otros, se inscriben a las instituciones de educación superior más prestigiosas del país con el fin de realizar allí un programa de pregrado que les permita ascender profesionalmente.

Sin embargo, los procesos de admisión para algunas universidades es complejo, exigente y riguroso. Y esto se ve reflejado en el caso de las universidades estatales que, debido a las facilidades económicas que ofrecen y la alta calidad académica que poseen, son las que más reciben aspirantes, pero a su vez las que en ocasiones menos cupos tienen.

Por ejemplo, en el caso de la Universidad de Antioquia, se presentaron para el primer semestre de este año ocho mil 852 personas para el programa de Medicina, el cual contaba con escasos 140 cupos. Es decir, aproximadamente uno de cada 63 aspirantes pasó a la universidad. 

Esta situación se repite, en el caso del claustro antioqueño, en los pregrados de Psicología, Enfermería, Derecho, Administración de Empresas, Odontología e Ingeniería Civil y Ambiental. Claro está, los puntajes de corte para cada programa varían, pero el hecho de que sean semestralmente más de mil los aspirantes a cada uno de estos programas complejiza la admisión.

En vista de la situación, muchos han empezado a creer que pasar a alguna universidad pública, siendo los casos más evidentes los de la Universidad de Antioquia y la Universidad Nacional, es una quimera o, sencillamente, es imposible. ¿Qué se requiere, entonces, para pasar el examen de admisión de ambas universidades? Si bien no hay reglas generales, aquí se presentarán algunos consejos que podrán ser de ayuda a quienes aspiren ser admitidos a uno de estos planteles universitarios.

No cometa estos errores al presentar el examen de admisión

Foto: CORTESÍA
Universidad de Antioquia, el claustro más antiguo del departamento. Foto: ARCHIVO.

El examen de la Universidad de Antioquia consta de tres áreas específicas a partir de la próxima prueba del mes de noviembre, a saber, razonamiento lógico, comprensión lectora y un componente específico. Este último varía según el programa al que se aspira. En el caso de la Universidad Nacional, son seis los componentes que se evalúan: una temática común (según la carrera), Matemáticas, Biología, Física, Ciencias Sociales y Análisis de Imagen. 

Si bien para algunos pudiera ser abrumadora la cantidad de preguntas de cada examen, lo cierto es que el tiempo destinado para cada prueba es suficiente. En el caso de la Nacional, por ejemplo, son un total de 120 preguntas en un tiempo de tres horas y media, lo que significa que cada estudiante tendrá alrededor de un minuto y 40 segundos para responder cada pregunta.

Al parecer de Blanca Nubia Patiño, docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia, en este aspecto es donde cometen errores la mayoría de aspirantes. “Desesperarse por el tiempo no es bueno, pues genera estrés que lleva a cometer errores impensados”, dijo.

La maestra también mencionó que los “factores distractores del ambiente” pueden provocar pérdida innecesaria de tiempo. Distraerse con los demás aspirantes de la prueba, con lo que pasa afuera del salón o divagar mentalmente hace perder minutos valiosos, detalló.

Stiven Herrera, estudiante de Economía de la Nacional y quien ya vivió la experiencia de presentar el examen, comentó que “es muy importante no trasnocharse antes del examen”. En este semestre, el examen de admisión para dicha universidad será el domingo 20 de septiembre, por lo que es aconsejable que los aspirantes se abstengan de quedarse despiertos hasta tarde la noche del sábado.

Leer solo una vez las preguntas, detenerse demasiado tiempo en un punto del examen, tener altas cargas de estrés, concentrarse en problemas ajenos al examen o incluso confiarle a la suerte el resultado del examen son otros de los errores que los aspirantes, en caso de que quieran realmente pasar a la universidad pública, no deben cometer.

Consejos que pueden ser útiles para obtener buenos resultados en el examen

Examen_Admisión_UdeA
Foto: CORTESÍA.

Para la docente Blanca Patiño, la clave principal para pasar el examen de admisión es tener buenos hábitos previos. “Tener un programa de estudio y lectura diario es fundamental para poder sacar un buen resultado”, precisó la profesora.

Y lo cierto es que la lectura amplía los horizontes académicos en muchas áreas y facilita el proceso de admisión, con especial razón si el aspirante desea ingresar a un programa de comunicaciones o humanidades. Incluso en el caso de las ciencias exactas y las ingenierías, la lectura cumple un papel vital, pues en los exámenes para las dos universidades públicas de Antioquia hay, mínimo, un componente de lectura.

Pero la lectura no sólo mejora la comprensión lectora, sino también la capacidad de razonamiento lógico. Se podría decir, entonces, que una persona con buenos hábitos de lectura tendría elementos propicios para responder correctamente una buena cantidad de preguntas en los exámenes.

“Algo muy práctico es leer textos de cultura general. No necesariamente libros, sino también artículos, noticias, columnas, entre otros. Ese tipo de cosas, aparte de fortalecer la comprensión de lectura, aportan una visión más amplia en caso tal de que vayas a profundizar en humanidades”, dijo Mauricio Vásquez, estudiante de la U de A.

“Es aconsejable consumir productos que te aporten nutrientes que ayuden a mejorar la concentración. Tratar de leer por lo menos media hora diaria, realizar actividades que promuevan la solución de problemas como rompecabezas, sudoku, ajedrez, entre otros, también ayuda”, agregó Yhoan Osorio, estudiante del mismo claustro académico.

Además de seguir estos consejos, no se debe caer en el error de creer que, por no presentarse a algún curso preuniversitario, se está en desventaja de los que así lo hicieron. Si bien es cierto que el curso puede facilitar la adopción de buenos hábitos de estudio, si el aspirante es disciplinado y autodidacta puede obtener buenos resultados, manifestó Blanca Patiño.

Por tal motivo, no hay que ver la admisión a una universidad pública como algo quimérico o imposible de alcanzar; por el contrario, “hay que ser consciente de las habilidades y fortalezas, al igual que las debilidades”, expresó la docente. Valerse de las fortalezas para contestar el mayor número de preguntas posibles correctamente y minimizar lo que más sea posible el impacto negativo en el resultado de las debilidades es vital.

Finalmente, si el aspirante no consigue pasar la prueba de admisión, no hay porqué darse a la pena. Puede intentarlo de nuevo. Tendrá un plus de ventaja: haber presentado ya una vez el examen de admisión y contar con la experiencia y el conocimiento de lo que debe y no debe hacer antes y durante el examen. 

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario