Descartan como crimen de lesa humanidad el asesinato del periodista Jaime Garzón

En agosto pasado, la Fiscalía anunció que llamaría a declarar al general retirado del Ejército, Rito Alejo del Río, por el homicidio de Garzón.

Jaime mediana
Foto: CORTESÍA

La Fiscalía colombiana anunció este martes 9 de junio, que el asesinato del periodista y humorista, Jaime Garzón, ocurrido hace 15 años, no constituye un crimen de lesa humanidad, si bien no descartó que en un futuro se pueda reconsiderar en caso de que aparezcan nuevas pruebas.

“La Fiscalía descartó por el momento decretarlo como lesa humanidad, pero no se descarta que posteriormente se decrete”, según dijo el asesor de la Fiscalía, Iván Lombana.

De este modo, el asesinato cometido en una calle de Bogotá el 13 de agosto de 1999 por sicarios vinculados con paramilitares y con la complicidad de agentes del Estado, podría prescribir en 2019, cuando se cumplan 20 años del crimen.

En este sentido, Lombana añadió que hasta el momento “no se encuentran probadas” las características que exige la legislación internacional para catalogar el crimen como un delito de lesa humanidad y por tanto imprescriptible. Para que se le dé ese estatus es necesario que se cometa un ataque generalizado contra la población civil.

Garzón, abogado de profesión pero conocido por los colombianos por su sentido del humor, que combinó con una aguda crítica política y la irreverencia en sus programas televisivos, fue asesinado a la edad de 38 años.

El único condenado hasta el momento por este homicidio es el exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) Carlos Castaño, asesinado años después en una lucha interna por el poder de los grupos paramilitares.

Con EFE.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario