Tres hombres fueron condenados por la muerte del joven rapero Morocho, en San javier

Por los mismo hechos otros dos sujetos se encuentran privados de la libertad.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía. De izquierda a derecha: alias “Cachifas”, alias “Pupy” y alias “Redín”.

El Juzgado 17 Penal del Circuito de Medellín sentenció a 41 años y seis meses de prisión a Redinton Norbey Vásquez García, alias “Redín”; Jhon Jairo Gutiérrez Gutierréz, alias “Pupy”; y Daniel Marín García, alias “Cachifas”, sindicados de ser los perpetradores de la muerte de Morocho, un cantante de Rap de 17 años de edad quien vivía en el sector Guadarrama del barrio San Javier, Comuna 13 de Medellín.

Los hechos ocurrieron el 10 de enero de 2014, cuando Morocho fue sorprendido por hombres armados quienes le dispararon en inmediaciones a su casa; sin embargo, los investigadores pudieron determinar que el arma de fuego usada para el ataque se trabó y uno de los victimarios utilizó un arma blanca para continuar la agresión. El menor falleció dos días después en la Clínica León XIII de Medellín.

Alias “Redín” y alias “Pupy”, fueron condenados como coautores materiales de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal, mientras que alias “Cachifas”, presunto jefe de una organización criminal conocida como “La Banda de Eduardo Santos”, fue procesado como determinador.

Por los mismos hechos tiene medida de aseguramiento en centro carcelario, Cristian Odey Orrego Balbuena, alias “Cejas”; y tiene medida de internamiento un menor de edad conocido con el alias de “La Chinga”.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario