Un coronel en retiro de la Fuerza Aérea fue condenado por estafa masiva en Internet

El Coronel en retiro permanece recluido en la cárcel Distrital de Varones en Bogotá.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Gustavo Adolfo Ospina Ospina, un coronel en retiro de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), fue condenado a 11 años y diez días de prisión por su responsabilidad en los delitos de captación masiva y habitual de dineros, no reintegro de dinero y estafa agravada en masa.

Los hechos por los cuales es condenado el ex coronel, se remontan al año 2009, cuando a través de Internet, el alto mando de las Fuerzas Militares diseñó un llamativo sitio Web en el que incitaba a los ciudadanos a invertir en un concepto de negocio aparentemente innovador y con jugosas ganancias económicas.

Con el lema “Estás cansado de no tener dinero, esto es lo que tenemos para solucionar tu problema. El primer sistema que te hace ganar dinero sin que tú vendas. Nosotros vendemos por ti”, logró captar cerca de 12 mil 500 millones de pesos de más de 580 víctimas, la mayoría empleados o miembros activos de las fuerzas militares.

De acuerdo con la información revelada por los investigadores, el negocio consistía en promover planes turísticos e inversiones en hoteles nacionales e internacionales mediante la firma Mually Global Investment, en la cual fungía como gerente.

La sentencia, además, obliga a Ospina Ospina a pagar una multa de dos mil 800 millones de pesos por daños y perjuicios causados al Estado colombiano.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario