Seis cuerpos fueron recuperados tras la llamada masacre de Pavarandó

Los cuerpos fueron llevados al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para su plena identificación.

Sig Ant

cuerpo_pavarandó_6
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_9
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_8
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_7
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_5
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_4
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_3
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_2
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_1
Foto: CORTESÍA

cuerpo_pavarandó_
Foto: CORTESÍA

Sig Ant

Seis cuerpos de víctimas de las Autodefensas de Córdoba y Urabá dentro de la llamada masacre de Pavarandó, entre diciembre de 1997 y enero de 1998, fueron recuperados por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación de la Dirección Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

De acuerdo con lo informado por la Fiscalía, en el lugar fueron exhumados los cuerpos de Victor Soto Ramírez, Leison Arturo Franco Acevedo, Esteban del Carmen Berrío Nisperuza, además de otros dos conocidos en la zona como Taqui Taqui y Ramiro, así como el de una mujer de aproximadamente 20 años de edad.

Los cuerpos fueron recuperados en zona selvática de los municipios chocoanos de Ríosuco y Carmen del Darién, en las veredas El Vergel, Arrastradera, Pavarandocito y Apartadocito, y podrían ser campesinos de la zona quienes fueron asesinados durante una incursión de las autodefensas.

Las diligencias judiciales fueron apoyadas por servidores de criminalistica y de la Unidad de CNI y Desaparecidos del CTI de la Fiscalía y los cuerpos fueron llevados al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para su plena identificación.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario