Ratificada condena de 41 años a los homicidas del niño rapero “Morocho”

El crimen generó una ola de rechazo por parte de los actores culturales de la comuna 13 San Javier.

morocho_rap_homicidio
Morocho murió días después en la clínica León XIII. Foto: CORTESÍA.

El Tribunal de Medellín ratificó la condena por 41 años contra los tres hombres que asesinaron al cantante de Rap de 17 años de edad, Juan Camilo Giraldo Mazo, conocido como Morocho en el barrio San Javier, un hecho que estremeció a la capital antioqueña.

Ante pruebas contundentes que no pudo desvirtuar la defensa de los homicidas, el tribunal antioqueño confirmó la sentencia de 41 años y 6 meses de prisión contra  Redinton Norbey Vásquez García, alias Redín; Jhon Jairo Gutiérrez Gutiérrez, alias Pupy, y Daniel Marín García, alias Cachifas.

Los hechos ocurrieron el 10 de enero de 2014, cuando el niño cantante de rap y que era conocido como Morocho, fue sorprendido por los victimarios cerca de su casa ubicada en el sector Guadarrama del barrio San Javier y fue tiroteado, además lo atacaron con arma blanca al trabarse el arma con el que asesinaron al menor de edad.

Por su parte, la Fiscalía aseguró que 6 meses antes del atentado, el rapero fue desplazado del barrio tras ser señalado por la mencionada banda criminal como el responsable del hurto a un bus de servicio público.

A mediados de julio de 2015 habían sido condenados los tres sujetos. Sin embargo, La defensa de los sentenciados había apelado la decisión de primera instancia por considerar que la Fiscalía no presentó pruebas suficientes para demostrar la participación de los condenados en el crimen. Lea también Tres hombres fueron condenados por la muerte del joven rapero Morocho, en San javier

Por este mismo hecho se sentenció a 29 años de prisión  a  Cristian Odey Orrego Balbuena, alias Cejas, quien hizo un preacuerdo con la Fiscalía.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario