Aceptaron cargos los exfuncionarios de Corpourabá por millonario desfalco

La Fiscalía señaló que los exfuncionarios reelaboraban contratos ficticios a partir de documentos legales y así sustraer los dineros públicos de Corpourabá.

Foto: ARCHIVO.
Foto: ARCHIVO.

Los exfuncionarios de la Corporación Ambiental Corpourabá capturados en días pasados aceptaron los cargos que se les imputan por desfalcos a la institución por más de 2.600 millones de pesos.

Amed Ríos  Linares, Diana Cristina Pineda Valderrama y Faris del Carmen Vergara Martínez aceptaron ante un juez de Medellín los cargos imputados por la Fiscalía por los delitos de peculado por apropiación en provecho propio  y falsedad ideológica en documento público.

De acuerdo con investigaciones realizadas por el órgano judicial, estos exfuncionarios se apropiaron de 2.648 millones de pesos por medio del llamado jineteo entre 2010 y 2016. La denuncia fue formulada por la misma Corporación Autónoma Regional después de un proceso de control interno.

Al parecer, los implicados “utilizaban documento de contratos legales destinados al suministro o a la prestación de servicios,  para reelaborar contrataciones ficticias y de esta manera defraudar el patrimonio público de la entidad.  Los pagos se hacían por transferencias bancarias a las cuentas de los procesado o a un grupo de particulares que después les devolvían el dinero y se quedaban con una parte”.

Este escándalo de corrupción estalló a principios de noviembre de 2016, cuando el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez, envió una carta al Ministerio de Ambiente sobre los hechos ocurridos en la corporación.

Lea también Corpourabá, en la mira por posibles casos de corrupción de varios funcionarios

Asimismo, la directora de Corpourabá Vanessa Paredes también había anunciado la separación de los funcionarios.

La Fiscalía recordó que tiene orden de captura vigente la extesorera de Corpourabá, Aracelly Alzate Aristizábal.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario