Policías habrían hurtado celular y exigido dinero a cambio de devolverlo en Manrique

La víctima aseguró que los policías lo golpearon y le quitaron sus documentos, después que éste manifestara que los iba a denunciar, tras negarse a pagar el dinero.

Foto: ARCHIVO

Dos uniformados de la Policía Metropolitana fueron enviados a la cárcel por ser los presuntos responsables de hurtar un teléfono celular y exigir dinero a su propietario para devolverlo.

Investigaciones adelantadas por la Fiscalía señalan a los patrulleros de la Policía Nacional Édgar Leandro Duque Rodríguez y Jonathan Acosta Peña, por los delitos de hurto calificado y agravado, concusión, peculado por apropiación y conservación de estupefacientes.

Los hechos ocurrieron durante la primera semana de agosto de este año, en el barrio Manrique, cuando los uniformados le habrían solicitado el celular a un joven del sector para verificar sus datos.  Minutos después, los patrulleros le informaron que el aparato presentaba un reporte como hurtado y le fue decomisado.

Posteriormente, los uniformados le habrían exigido la suma de 200 mil pesos al joven a cambio del celular, acción que debía hacerse en una tienda. No obstante, la víctima se negó a pagarlos y dijo que iba a denunciarlos ante las Autoridades.

Pero el caso no queda ahí, pues el joven denunció que el 18 de agosto los policiales implicados lo encontraron de nuevo y luego de golpearlo, le hurtaron 580 mil pesos que llevaba en el bolsillo y se quedaron con sus documentos de identidad.  La golpiza le generó una incapacidad médico legal de 8 días.

Édgar Leandro Duque Rodríguez y Jonathan Acosta Peña fueron capturados este viernes, 22 de septiembre, por el CTI, quienes, además, les fueron incautados 5.6 gramos de cocaína y la billetera con los documentos de la víctima. 

Durante la audiencia de legalización de la captura los implicados no aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario