Alexander López no tenía circular roja de Interpol, así relata lo que pasó

Los hechos por los que fue capturado Alexander López ocurrieron en mayo de 2013, tres años después fue detenido en el aeropuerto internacional José María Córdova, en Rionegro cuando venía de vacaciones con su familia.

El pasado 05 de enero de 2016 este medio hizo una publicación titulada (Capturaron a “Alex” presunto traficante de armas que tenía circular roja de Interpol), artículo redactado con información oficial, suministrada por la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Alexander López, el protagonista de la noticia y acusado de -fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso privativo de las Fuerzas Armadas- tiene nacionalidad colombiana y americana, residía en Estados Unidos y en el momento de su captura venía de vacaciones a Colombia con su familia.

La noticia fue replicada en varios medios antioqueños, sin embargo, Alexander López manifiesta que hay muchos datos erróneos, como que nunca fue requerido por Interpol a través de Circular Roja, por lo que aportó las pruebas que así lo certifican y pidió un espacio para contar qué fue lo que realmente pasó.

Según detalló por medio de una entrevista telefónica, ya que desde 2016 está recluido en la Cárcel La Paz de Itagüí, los hechos por los que está privado de la libertad ocurrieron en mayo de 2013 y aunque acudió a la justicia colombiana para aclarar su situación nunca recibió notificación de que era requerido por las autoridades, incluso, afirma que después de eso ingresó dos veces al país.

Como prueba de ello, López tiene en su poder la respuesta a un derecho de petición con fecha del 22 de septiembre de 2014, de la Fiscalía General de la Nación (Subdirección Nacional de Atención a Víctimas y Usuarios-Unidad de Antecedentes y Anotaciones Judiciales). “Me refiero a su petición de la referencia dirigida a esta dependencia, mediante la cual solicita se le informe si se registra alguna anotación o antecedente en su contra”, señala el documento.

Como respuesta, la Entidad informa que “verificada la información vigente se pudo establecer que a la fecha, no figura registro alguno por nombre o documento de identidad en contra de John Alexander López Osorio”.

Reitera que lo detuvieron con orden de captura a pesar de haberse presentado voluntariamente ante la Fiscalía que conocía su caso y dejar todos su datos de contacto, por lo que hoy se encuentra ante la Corte Interamericana pidiendo la protección de los derechos al debido proceso y defensa técnica, ya que considera que fueron vulnerados por el Estado Colombiano.

Referente a la circular roja de Interpol, como petición del acusado, recibió un oficio del Centro de Servicios Judiciales del Sistema Penal Acusatorio de Bogotá en el cual se informa que hubo orden de captura con fecha del 4 de julio de 2013, dirigida a la Dijin y CTI, pero que no fue dispuesta ante la Interpol. Además señala la comunicación que la orden de captura fue cancelada el 10 de febrero de 2015.

Pero, ¿qué pasó?

Todo se remite a mayo de 2013, cuando según Alexander López se mudó del Estado Conérico a Nueva York, allí él tenía dos rifles R15 y una 45, que fueron compradas legalmente al FBI en Estados Unidos y para su envío no fue requerido ningún permiso. “Como cada Estado tiene su reglamentación yo no me podía llevar las armas, entonces ahí fue cuando decidí enviarlas a Colombia, porque tenía entendido que si no disparaba no era considerada un arma, pero eso cambió en el 2011 y yo no sabía” .

Decidió mandarlas y dejarlas como recuerdo, “yo las desbaraté, eso no servía para nada y las quería dejar en la finca de mi papá, miré un video en youtube y todo para desbaratarlas”.

Decidí mandarlas por encomienda en el 2013, con unos conocidos, cuando me enteré que los capturaron yo me presenté voluntariamente ante la Fiscalía 33 de Bogotá, expliqué todo y traje pruebas, me dijeron que era un delito.

Dejé todos los datos, en ese momento no tenían nada en mi contra. Viajé a Estados Unidos y regresé a la semana, duré un mes esperando a ver si era requerido y no pasó nada. Dejé todos los contactos para que me notificaran, pasó 2013, 2014 y en 2015 viajé a Cancún a vacaciones y regresé a Estados Unidos y no pasó nada”, relató.

Según Alexander López, siete meses antes de viajar a Colombia mandó una petición para que le notificaran sobre las anotaciones y no recibió respuesta, “si yo tenía orden de captura me debieron notificar”, dijo.

Sobre la captura

Fue el 31 de diciembre de 2015 cuando llegó a Rionegro que lo capturaron. Según la información suministrada por la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá en ese momento y que fue publicada por este medio, “este sujeto en meses anteriores pretendía entrar al país en tres cajas, tres fusiles M16 y pistolas calibre 46. Esta persona residía en Nueva York y venía directamente a Rionegro donde reside su familia”.

La publicación también señala que “Alex fue puesto a disposición de la Fiscalía Bacrim y le fue dictada medida de aseguramiento mientras que las autoridades investigan hacia dónde y a qué organizaciones criminales se dirigía el cargamento de armas que había sido enviado al Departamento mediante encomienda”, por lo que el implicado asegura que se nada tiene que ver con organizaciones criminales, que es una persona de bien, trabajadora y que tiene todas las referencias que así lo demuestran, como lo es el certificado que le envió la Dirección de Crimen Organizado.

Con respecto a la vinculación con bandas delincuenciales, Alexander López afirma que esta preocupó mucho a su familia y afectó directamente a su hijo menor de edad.

Asegura que cometió un error al enviar las piezas de las armas, por desconocimiento, error que le ha salido muy caro. Afirmó que tiene en proceso varias tutelas por las inconsistencias que hay en su caso.

Tiene acompañamiento de la Embajada Americana, pues cada seis meses lo visitan en La Paz, donde está recluido. Su caso también lo estudia la Corte Interamericana.

Alexander López es electricista, en eso trabajaba en Estados Unidos, así que desde que fue detenido trabaja en la cárcel y está estudiando, por lo que espera que en pocos días pueda pasar la solicitud para la libertad condicional.

Sin embargo manifiesta su preocupación por lo publicado en los diferentes medios de comunicación y que reposa en internet, pues no sabe qué implicaciones tendrá para su futuro. Asegura que se ha sentido deprimido por todo lo que ha pasado con su caso y la manera como se manejó la información, pues desde su captura debió gozar del derecho de presunción de inocencia.

A pesar de todo, Alexander López resalta que no siente rencor hacia nadie y que trabaja muy juicioso para obtener su libertad y estar al lado de su familia.

Acerca de Luz Avané Cataño Raigoza

Luz Avané Cataño Raigoza
Comunicadora social y periodista, enamorada de las buenas historias. Emprendedora y convencida de todo lo que uno se propone en la vida lo puede lograr, la clave está en rodearte de las personas correctas y nunca dejar de soñar. Mi gran tesoro, mi familia.

Deja un comentario