La Venerable hermana Isabelita, la misionera “cariñosita” de la Santa Madre Laura

La actual Venerable de la Iglesia Católica y que está en proceso de Beatificación, fue una de las pupilas más adelantadas de la Santa Madre Laura.

Fotografía de la Hermana Isabel.
Foto: EL PALPITAR.

“Apareció muy de madrugada una señorita agitadísima y con los pies hinchados; en su vestido revelaba que había recorrido por caminos enfangados, y lo descompuesto de sus cabellos denunciaba que había sudado mucho. -¿Si alcanzo a la madre Laura? ¿No ha salido todavía para Dabeiba?- La hicieron entrar. Salgo a la sala y al punto me dice: -Yo vengo para irme con usted para hacerme misionera”. Así lo expresó en su momento la primera Santa de Colombia al conocer a la Hermana Isabel Tejada, conocida o no tan conocida Venerable de la Iglesia Católica. Quien caminó desde Rionegro hasta Medellín un 24 de diciembre para poder entrevistarse con la Madre Santa.

Isabelita, como era conocida en su vida como novicia nació en el municipio de Remedios, Antioquia, quien, “después de que decidiera seguir el camino del señor, su familia se opuso a sus deseos, pero el semblante de ayudar a los pobres y enfermos fue más fuerte que los ideales de sus seres queridos, quienes eran personas moderadamente ricas en aquel tiempo “, dijo la Hermana Surama Ortiz, quien además es la encargada de mantener intactos los objetos de la religiosa que está en proceso de Beatificación; y las de la Santa Madre.

Escritos de la Hermana Isabel y cartas que le envío a la Madre Laura.
Foto: EL PALPITAR.

“La hermana fue muy querida por los indios y los negros porque su carisma y humildad eran sus bastones, tanto así que la apodaron la “cariñosita” por el amor y entrega que tenía con ellos, especialmente en Uré, Córdoba; y en Dabeiba”, expresó Surama al ver todos los objetos y escritos que dejó ella al convento como su legado y enseñanza.

Sin embargo, la hermana partió muy joven de este mundo. El 29 de julio de 1925 en la misma región en donde realizó las mayorías de sus desinteresadas acciones, y como algo extraordinario, los habitantes de esta zona lejana decidieron enterrarla en el cementerio de los niños, porque para ellos Isabelita era sinónimo de pureza y pulcritud.

Después de enterada de su deceso, la Santa Madre Laura fue la primera en proponerla como símbolo de santidad ante el Vaticano, hecho por el cual se inició el proceso el canonización, proclamándola Venerable en el año 1994. Hecho que no solo se celebró en el convento sino en las poblaciones que la vieron nacer, crecer, desarrollarse como persona de amor e igualdad y morir con la fe y convicción que siempre tuvo.

Sus reliquias al igual que las de su mentora, reposan en la Congregaciòn de Misioneras de Marìa Inmaculada y Santa Catalina de Sena, y Santuario de la Luz que está ubicado en el Barrio Belencito, en Medellín. Allí, pueden ser visitadas por cualquier feligrés que, como toda persona que venera a la primera Santa colombiana, también puede ir a conocer la vida y obra de la Venerable Hermana la “Cariñosita”.

Tumba donde yacen los restos de la Hermana Isabel.
Tumba donde yacen los restos de la Hermana Isabel.
Objetos personales, lugares donde proyecto su acción misionera y la frase que más la identifico.
Objetos personales, lugares donde proyecto su acción misionera y la frase que más la identificó.

 

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario