Más de dos horas estuvieron sin energía la noche de este jueves en parte del Aburrá Sur

El apagón congestionó un sector de la Avenida Las Vegas por la falta de semáforos en el Sur.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Este jueves, sobre las 7:09 de la noche, una falla en la subestación Envigado dejó sin el servicio de energía por más de dos horas a 45 mil 800 clientes de EPM ubicados en sectores de El Poblado, Envigado e Itagüí.

El apagón, no sólo afectó a los hogares y locales comerciales de la zona, también tuvo enorme incidencia en la movilidad del sector pues el servicio semafórico de la Avenida Las Vegas también presentó un corte, lo que congestionó varios sectores de esta importante vía del Valle del Aburrá.

Carlos Mario Jaramillo, director de Operación y Calidad T&D Energía EPM, explicó sobre el daño que el evento de presentó en “el transformador número dos que afectó a los usuarios de la subestación Envigado, compuesta de 12 circuitos de distribución”.

Agregó el funcionario que una vez ocurrido el incidente “se aplicó el plan de contingencia de transferencia de circuitos y paulatinamente se fue restableciendo el servicio en la zona cercana a la subestación”. A su vez, ratificó que “los técnicos avanzan en la evaluación de las causas que originaron este evento, que aún son materia de estudio”.

Cuadrillas de EPM trabajaron para la normalización del servicio que se fue dando conforme pasaron los minutos: hacia las ocho de la noche, seis circuitos de doce ya presentaban el normal servicio. Más tarde, a las 8:40, fue restablecido el servicio de la red de semáforos en Las Vegas.

Minutos más tarde, sobre las 9:10 de la noche, diez de los 12 circuitos comenzaron a funcionar de manera normal y, finalmente, sobre las diez de la noche la totalidad de las conexiones ya estaban reactivadas.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario