Metro solicitó compensación al Área Metropolitana por pérdidas económicas

Según el Metro, durante la contingencia ambiental la empresa perdió mil 700 millones de pesos.

Metro-de-Medellin 1
Foto: EL PALPITAR.

Entre las decisiones que se tomaron con el fin de mitigar el efecto de la peor crisis ambiental de la historia del Valle del Aburrá, estuvo la de reglamentar la gratuidad del servicio de transporte del Metro de Medellín durante siete horas diarias entre el 1 y el 6 de abril, lo cual generó pérdidas millonarias a la empresa.

Ante la situación, el Metro solicitó una compensación económica al Área Metropolitana, organismo que encabezó la decisión, por más de mil 700 millones de pesos, dinero calculado de lo que perdió durante dicho tiempo la empresa por cuenta de la reglamentación.

“Fueron medidas que anunciamos para soportar otras medidas, como el Día sin Carro y Moto. Le pedimos al Metro que durante seis días de la emergencia ambiental, en contribución a la ciudad en términos de salud, no se cobrara ingreso al sistema entre las 9:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde”, mencionó Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín.

Normalmente, en la hora valle se movilizan 1,2 millones de pasajeros. Sin embargo, durante los seis días que estuvo vigente la medida, se transportaron en ese horario 2,4 millones de personas, lo cual influyó directamente en la reducción en el nivel de contaminación en los municipios del Valle del Aburrá.

No obstante, el Metro, que “hizo lo que le correspondía”, perdió una elevada cantidad de dinero. Según Gutiérrez, la empresa solicitó al Área una compensación económica que alivie la carga fiscal por la gratuidad del servicio durante los seis primeros días del mes de abril.

En diálogos con El Colombiano, Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia, señaló que el Área se extralimitó al imponer que el servicio del Metro fuera gratis y, además, sentó un precedente “antijurídico”.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario