Plan de Desarrollo 2016-2019 de Medellín deberá ejecutarse con menos dinero que el anterior

Mientras la actual administración aspira a contar durante este cuatrienio con recursos por 14,5 billones de pesos, la anterior Alcaldía, en cabeza de Aníbal Gaviria, contó con tres billones más.

Foto: Archivo
Fortalecer la institucionalidad para incentivar la denuncia, una de las prioridades del Plan. Foto: ARCHIVO.

La organización Medellín Cómo Vamos evaluó el anteproyecto del Plan de Desarrollo de la administración de Federico Gutiérrez; destacó lo positivo, como el enfoque social de las propuestas; pero reseñó también lo negativo, a saber, que no se prioriza la generación de empleo ni la vocación económica de la ciudad.

El Plan tiene como puntos positivos sus objetivos poblacionales, como la reducción de la pobreza y la violencia y unas nuevas políticas para generar equidad, especialmente, en los sectores marginales y rurales de la capital antioqueña, según indicó el informe de Medellín Cómo Vamos.

El anteproyecto “pone de relieve que faltan nuevas transformaciones para disminuir brechas sociales y desigualdades, entre ellas, la construcción de la cultura ciudadana, la cual parte de la recuperación de la confianza institucional a partir de una gestión transparente, eficiente y visible y de la corresponsabilidad ciudadana”, dijo el documento.

La organización, también destacó que “la base fundamental de la gestión pública será la planeación estratégica y participativa”, a través de los modelos de cooperación ciudadana que hay en la ciudad.

Además, resaltó que la seguridad ciudadana sea un aspecto prioritario para la actual administración y que ésta no se limite a las muertes violentas como principal y único indicador: “la seguridad no se puede medir solo con los homicidios, el crimen es plural”, aunque detalló que no son lo suficientemente ambiciosas las metas en materia de disminución de asesinatos.

Cabe recordar que las seis dimensiones principales del Plan de Desarrollo, son la recuperación de la seguridad y la convivencia ciudadana, ejecutar un nuevo modelo de equidad social, brindar educación con calidad para el desarrollo y la competitividad; garantizar la movilidad sostenible, intervenir y recuperar integralmente el centro y promover el cuidado del medio ambiente.

Partiendo de este hecho, la organización precisó que “infortunadamente, en la mayoría de los casos, no se presentó una descripción apropiada del indicador (o dimensión)”, lo que a la larga supone que para la ciudadanía y la sociedad civil el Plan “no sea comprensible“.

“Aunque es posible identificar las prioridades de la administración, el diagnóstico general no permite identificar con claridad los principales desafíos que enfrenta la ciudad”, explicó el informe.

Más allá de las dificultades técnicas que presenta el Plan, Medellín Cómo Vamos evaluó negativamente el hecho de que no se priorice la generación de empleo ni se especifiquen los modelos económicos que tendrá la administración, como por ejemplo, el fortalecimiento de los clúster y la generación o desincentivación de la informalidad laboral.

Salud, otro sector priorizado por los ciudadanos, presenta un diagnóstico muy pobre, al igual que movilidad. Foto: CORTESÍA
Salud, otro sector priorizado por los ciudadanos, presenta un diagnóstico muy pobre, al igual que movilidad. Foto: CORTESÍA

Salud, otro sector priorizado por los ciudadanos, presenta un diagnóstico muy pobre, al igual que movilidad, pese a que será una de las grandes apuestas de esta administración en materia de inversión”, señaló el informe.

Sin embargo, lo que más genera dudas es el presupuesto que tendrá Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, para llevar a cabo el Plan de Desarrollo, ya que éste será similar al que tuvo disponible en su momento Alonso Salazar, ocho años atrás.

Si bien la anterior administración contó con 1,5 billones de pesos más de presupuesto por la enajenación de UNE, la actual también recibirá menos recursos tributarios y no tributarios, ya que éstos “muestran un crecimiento proyectado por debajo del 3 por ciento anual“.

Por lo tanto, la inversión social se verá sustancialmente reducida, pues solo equivaldrá al 78 por ciento del total de recursos (el 22 por ciento restante se distribuye en gastos de funcionamiento de la Alcaldía (15,9) y pago de deuda (6,1)).

“El objetivo superior que se trace el Plan de Desarrollo tiene que ser avanzar en el bienestar actual de los habitantes de Medellín, manteniendo siempre un principio de equidad en la intervención pública”, concluyó el estudio.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario