Al parecer, mujer fue atacada con arma blanca al interior del Metro

Así lo manifestó la presunta mujer afectada a medios de comunicación. Autoridades investigan los hechos.

metro_falla_emergencia
Foto: ARCHIVO. 

Un hecho inusitado habría ocurrido al interior de uno de los vagones del sistema de transporte más importante de la ciudad: una mujer, identificada como Jessica Obando, habría sido agredida por un extraño con un arma cortopunzante, al punto de requerir atención médica.

Según lo relató a Noticias Telemedellín la afectada, no se dio cuenta de lo ocurrido hasta que se enteró de que estaba empapada de sangre, producto de la herida que le ocasionaron.

“Sentí un calambre súper fuerte y pensé que era alguien que necesitaba salir. Volví a ingresar al vagón y ahí fue que revisé mi camisa que estaba rota, luego el jean, me toqué y tenía la mano llena de sangre. Ahí salí del tren con un policía buscamos a un funcionario y me ingresó a una habitación para ser atendida“, dijo la mujer.

La mujer tuvo que ser atendida por funcionarios del sistema Metro, quienes quedaron atónitos por lo sucedido al interior de los vagones de uno de los trenes.

Precisamente, la entidad señaló que, aunque no se ha identificado al responsable de la agresión ni el objeto con el cual propinó la herida, la comunidad puede estar tranquila, pues es un hecho aislado y, de todas formas, existe la posibilidad de socorrer a una persona en caso de una situación similar.

Este es el segundo hecho relacionado con el sistema Metro que sale a relucir durante esta semana. Hace menos de 48 horas, se conoció que personas “indelicadas” pintaron uno de los móviles del Tranvía de Ayacucho, adjunto al sistema de transporte masivo del Valle de Aburrá.

(Lea también: “Sin ley”, grafiti que dejaron en el Tranvía de Ayacucho).

 

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario