Incendios Forestales, un problema ambiental con tinte criminal

Estos incendios pueden provocar desplazamientos en la fauna silvestre y agotar los recursos hídricos.

incendio 4-1
Foto: EL PALPITAR.

En varias zonas del departamento y en especial en el Valle de Aburrá, quedaron marcadas las cicatrices que dejaron los incendios que se presentaron en la capa vegetal de las laderas de este territorio, que de alguna manera vulneran el patrimonio ambiental y el medio ambiente.

Estas conflagraciones que fueron vistas y registradas desde diversos puntos de la ciudad, evidenciaron una problemática que va más allá de un daño a los bosques y suelos antioqueños, sino a la calidad de vida de sus habitantes y a la fauna silvestre en general.

No obstante, esto sucede por el fenómeno del niño en las zonas tropicales y que se caracteriza por el aumento de las temperaturas y la disminución de las lluvias, generando de esta manera una oportunidad para que las llamas emerjan en la capa vegetal.

Aunque los incendios forestales no sería un detonante contundente para acelerar el cambio climático en el mundo, éste si aporta su granito de arena para que este fenómeno siga progresando en mundo y en el continente en especial.

“No vamos a decir que esto va a cambiar las condiciones climáticas de la  región, sin desconocer que encadenados a otros procesos que suceden en el mundo y Suramérica especialmente, aporta a los gases de invernadero por quema de bosques naturales”, afirmó Camilo de los Rios, Ingeniero Forestal y Doctor en Cambio Climático, de Corantioquia.

Asimismo, el funcionario manifestó que según estudios, cerca de 90% de estas conflagraciones se deben a causas antrópicas, es decir, que fueron causados por la mano del hombre, razón de ello fue la generación de incendios en la ladera oriental de la ciudad, y en el cerro Pan de Azúcar, a manos de hombres con varios materiales incendiarios.

Por su parte y según el ministerio de Medio Ambiente, algunos de los efectos inmediatos con estas situaciones son la pérdida de los recursos boscosos: Incremento de la deforestación, disminución de la diversidad de fauna y flora del bosque; debilitamiento de la vegetación predisponiéndola al ataque de plagas y enfermedades; efectos sobre el aire. Este efecto es inmediato y visible por la disminución de la visibilidad dificultando el transporte terrestre y aéreo; y por último, el humo y las partículas incandescentes producto de los incendios forestales generan sobrecalentamiento del aire, contribuyendo a la contaminación.

Según cifras del Dagrd, el Cuerpo Oficial de Bomberos Medellín atendió 743 incendios forestales en lo que va corrido del año, de los cuales 120 se han presentado en el mes de julio, lo que evidencia que el fenómeno del niño, uniéndolo con actos vandálicos, fueron un coctel que ayudó sustancialmente a la proliferación de éstos.

Daños y efectos que pueden prevenirse

No solo la capa vegetal es la más damnificada por estos fenómenos, también hay una serie de especie nativas y migratorias que sufren y tienen que escapar del infierno generado, que, como se mencionaba anteriormente, los humanos genera.

“Este tipo de hecho provocan el desplazamiento forzoso de avifauna, de animales rastreros, también sequia de las fuentes hídricas y obviamente acaba con la capa vegetal, por ejemplo, en el año 2013 se presentó un incendio, en donde observamos que el rastrojo bajo, lo que evidencia el duro proceso que tiene que hacer la naturaleza para poder subsanar el territorio afectado”, expresó Diego Jiménez, Guardabosques de Corantioquia, quien labora en zonas boscosas del municipio de Itagüí.

Es por ello que las autoridades ambientales, como Jiménez, hace un llamado para que los vándalos no destruyan estas áreas, en especial las protegidas, porque albergan una gran cantidad de flora y de fauna que solo tendría este tipo de lugares.

“Todo lo que tiene que ver con piromanía y con incendios están tipificados en el artículo 350 del código penal, que dan medida de aseguramiento en centro penitenciario de dos a diez años, además tendrían una multa entre y cien y 500 salarios mínimos”, expresó la subteniente Érica Ortiz, Jefe de Policía Ambiental Ecológica.

De esta manera, las comunidad y en especial a los pobladores en cercanías a zonas boscosas o capas vegetales de cualquier índole, deberán tener un cuidado mínimo en la preservación de estas zonas tan importantes para la ciudad y los mismos habitantes.

incendio 2-1
Foto: EL PALPITAR.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario