Incentivos económicos para empresas que disminuyan sus emisiones contaminantes

Además del incentivo económico, las empresas han logrado economizar elevados valores en millones de dólares por concepto de facturas de energía.

Electricidad_Energía1
Foto: ARCHIVO.

Por medio de su programa de Energía Limpia para Colombia, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional -USAID- ha destinado recursos a varias empresas colombianas para que, a través de la implementación de nuevas tecnologías, ahorren energía.

De acuerdo con la Agencia, se están ejecutando proyectos de reconversión tecnológica en 45 empresas del sector industrial textil, así como de la industria ladrillera y química, de los cuales más de la mitad se encuentran en Antioquia.

En total, las compañías han tenido que invertir más de 11 mil millones de pesos para implementar dichas tecnologías; el 20 % de tales recursos los ha destinado la USAID en el marco de su programa, a saber, más de dos mil millones de pesos.

No obstante, el programa apoya a las empresas hasta en un 50 % del costo total de los proyectos de mejoramiento, especialmente en aquellas que utilizan calderas, quemadores y hornos alimentados con combustibles de origen fósil, los cuales emiten bastantes contaminantes a la atmósfera y que, con la inversión, podrían reducir sustancialmente dichas emisiones y el consumo de energía.

Cabe destacar que el incentivo no es solo económico. La USAID también brinda asistencia técnica, diseños de ingeniería, estructuración financiera y en algunos casos cofinanciación de montajes y equipos, logrando influir positivamente “en la salud y el cambio climático“, según la Agencia.

Con estas mejoras, se ha logrado reducir en 57 mil toneladas las emisiones de dióxido de carbono al año, una cifra que disminuye la huella ecológica y el consumo energético y, a la vez, incrementa significativamente la productividad de las empresas.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario