Cazadores asesinaron a un Águila Arpía en Bahía Solano, ave en peligro de extinción

Según ambientalistas, en Colombia sólo se tienen dos registros de nidos de águilas arpía, uno en Bahía Solano y el otro en el Urabá antioqueño.

aguila_arpia
Al animal le cortaron una pata, se presume que para guardarla como trofeo. Foto: CORTESÍA.

Una pérdida ambiental se registró este fin de semana en el municipio de Bahía Solano, Chocó, por el asesinato de un Águila Arpía, ave insignia de las Fuerza Aérea y que, al día de hoy, está en peligro de extinción.

La denuncia fue dada a conocer por Rodrigo Gaviria, un ambientalista que recibió la noticia de la muerte de esta Águila Arpía a manos de cazadores, quienes se llevaron una pata del animal, presuntamente, como trofeo.

“Es un gran desastre ambiental para el país porque el Águila Arpía se encontraba anidando en predios del Jardín Botánico de Bahía Solano, un hecho que estaba siendo monitoreado para proteger este majestuoso y aporreado animal”, declaró el líder ambiental.

Con esta muerte, el departamento y especialmente este municipio serían golpeados económicamente, porque van a dejar de percibir dinero por parte del turismo ecológico, que en este año va en alza para observar a las Águilas Arpía en épocas de anidación.

Se califica como un desastre ambiental porque las autoridades ambientales sólo han registrado dos nidos de Águilas Arpía en Colombia, uno en Bahía Solano y el otro en la región del Urabá antioqueño.

El Palpitar habló con el Secretario de Medio Ambiente de Bahía Solano para ampliar esta información. Sin embargo, argumentó no tener conocimiento de este caso, aunque iniciará investigaciones para dar con el paradero de los responsables de este asesinato.

Asimismo, El Palpitar trató de contactarse con Codechocó, la entidad ambiental responsable de proteger la fauna y flora en este departamento, pero no fue posible obtener información por parte de éste.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario