Mascotas en situación de discapacidad y el drama que viven para su adopción

En el Albergue Los Ángeles, en el municipio de Caldas, hay 19 mascotas en situación de discapacidad, lo que disminuye la probabilidad que sean adoptados.

Principito_Los-Angeles_El_Palpitar
Principito. Foto: EL PALPITAR.

Principito es un perro criollo que pasa sus días en una jaula esperando el momento en que llegue una persona de buen corazón o una familia que le quiera brindar un hogar, pero esta posibilidad pareciera estar muy lejos por su condición especial. Ser adoptado es una opción que cada día se ve más lejana por su condición especial: Nació ciego, prácticamente sin ojos.

El caso de este animal es muy común en cientos de perros que actualmente viven en fundaciones y albergues en el Valle de Aburrá, una situación que, en algunos casos, los pone en desventaja frente a otras mascotas a la hora de elegirlos para su adopción.

Las condiciones más frecuentes que dan en los perros en situación de discapacidad son paraplejia, ceguera, falta de extremidades, sordera o condiciones genéticas de nacimiento, como es el caso de esta mascota de color negro que vive en el centro de rescate Los Ángeles (principito).

“Para atender a nuestras mascotas en situación de discapacidad debemos contar con una enfermera veterinaria, necesitan atención diariamente, tanto en la mañana como en la tarde, pero para nuestros cieguitos estamos acondicionando un lugar en el que puedan correr sin lastimarse”, explicó Ángela Reyes, directora del albergue Los Ángeles.

Principito y Roxy, rostros del abandono por “defectos”

Mascotas-en-situación-de-discapacidad_El_Palpitar
Roxy. Foto: EL PALPITAR.

Actualmente, esta Fundación tiene bajo su cuidado a 19 animales con condiciones especiales como limitaciones físicas, entre los que se destaca Principito.

“Él fue recogido de las calles del municipio de Bello, nos dimos cuenta de esta situación porque nos dijeron que lo habían botado, fue sorprendente saber que un perro que nació sin ojos estuviera en un estado tan lamentable”, señaló la Directora.

“Otro de los casos más notables que tenemos es el de Roxy, una perrita que fue traída de Barranquilla luego que fuera arrollada por un camión, que le dejó un estado de paraplejia en su parte trasera”, explicó Reyes.

Esta mascota, en especial, debe tener un cuidado las 24 horas ya que, según explicó la Directora, hay que cambiarle la silla de ruedas porque  las daña. Además, se arrastra sobre cualquier terreno siendo propensa a lesionar sus patas traseras, aunque por breve tiempo logra pararse en sus cuatro extremidades.

Sin embargo y al conocer estos casos, las adopciones de mascotas en situación de discapacidad son muy bajas, tal como se evidencia en esta Fundación, donde durante el 2016 sólo una mascota con estas condiciones logró tener un hogar.

“Adopciones son satisfactorias”

Ante esta situación, El Palpitar contacto a Verónica Cotes, subsecretaria de Gestión Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín, para hablar de los procesos de adopción que adelanta el Centro de Bienestar Animal La Perla con estos animales.

“En los últimos años hemos visto un incremento de adopciones de estos animales con situaciones especiales, esta razón se evidencia en las cuatro adopciones de mascotas discapacitadas que tuvimos durante 2016, teniendo notables resultados porque finalmente ellos se adaptan fácil a nuevas condiciones”, señaló la funcionaria de la Alcaldía de Medellín.

También afirmó que “en estos momentos se tienen disponibles para adopción cuatro caninos con estas condiciones, dos de ellos no tienen un ojo y a los otros dos les falta una patica”, declaró.

Según cifras suministradas por la Subsecretaría de Gestión Ambiental, en total se han dado en adopción a 541 perros y gatos durante 2016, mientras que durante este año 82 animales han encontrado un hogar.

Casos de éxito: Oky deja su ceguera al lado para ayudar a su dueña

Aunque las cifras de adopción de mascotas en situación de discapacidad no son muy alentadoras, sí hay casos de éxito como el de Alexa Marín y su madre, quienes adoptaron en diciembre a Oky. Es un perro adulto de siete años de edad, quien sufrió una serie de derrames que le dejó como consecuencia una ceguera.

“Oky es un perro muy atento y agradecido con mi madre, claro que hay tener unos cuidados básicos para su condición, pero esto no quiere decir que no disfrute su vida”, destacó Alexa, quien aseguró que no hay diferencia entre un perro totalmente sano y su mascota.

Con estas declaraciones coincide Érika Díaz, directora de la Fundación Almanimal, donde Oky permaneció hasta encontrar su hogar.

“Como cualquier perro rescatado, ellos muestran una lealtad y actividad única, son inseparables de sus amos y su estado de salud son mejores que cualquier mascota en común”, destacó Érika Díaz, quien alberga cuatro perros con condiciones especiales en su Fundación.

Adicionalmente, para Alexa la llegada de Oky fue una bendición para su madre, quien normalmente sufre episodios de ansiedad, “pero al tener un ser bajo su responsabilidad y más con su condición, hace que mejore cada día”, dijo.

Así, aunque algunas mascotas en situación de discapacidad son estigmatizadas, hay quienes no tienen en cuenta estas condiciones y le apuestan a dejarse enamorar de estos animales.

Lo que sí se debe tener en cuenta es que como cualquier otro miembro de la familia, estas mascotas requieren de un cuidado responsable.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario