Minería ilegal y crecimiento urbanístico, principales amenazas de los ríos en Antioquia

El Urabá, Oriente antioqueño y el Valle del Aburrá comparten un recurso hídrico invaluable, pero también sus problemáticas, entre ellas la contaminación de sus ríos.

río_cauca_santa-fe
El río Cauca también lleva el peso de la mano humana. Foto: ARCHIVO.

Los ríos son los recursos naturales más importantes del Departamento, pero en la actualidad hay varios sectores que amenazan su calidad, que cada vez se ve mermada conforme se va expandiendo el territorio urbano.

La minería ilegal, el crecimiento urbanístico y la falta de cultura y protección son algunos de los detonantes que permean en la calidad del agua y hace que éstos vayan “perdiendo su vida”, principalmente sus ocho principales ríos.

Los principales ríos que se movilizan por el territorio antioqueño que son Atrato, Cauca, León, Magdalena, Nare, Nechí, San Jorge, Sinú y Aburrá, de los cuales se desprenden afluentes vitales como río Negro, Samaná, Sinifaná y Río Grande, entre otros.

“En términos de calidad del agua tenemos algunas zonas con algunas dificultades como la zona del Urabá, es una región que tiene una gran deficiencia, al igual que en el Bajo Cauca”, dijo la Secretaria de Ambiente de Antioquia, Lucy Rivera.

El río León lleva el “dolor” de la minería

En el caso del Urabá, la funcionaria hace un énfasis en el río León “éste tiene una gran afectación, hemos encontrado unos afluentes muy afectados”, dijo.

El principal problema de este recurso es la minería ilegal, el cual ha hecho mella en su calidad que a su vez se esparce por los nueve afluentes que lo componen como Carepa, Chigorodó, Guapá, Juradó, Porroso, Riogrande, Zungo, Villarteaga y Vijagual, según estudios de Corpourabá.

Río Negro, el afluente del Oriente que soporta el crecimiento urbanístico

“Por ejemplo en la jurisdicción de Cornare podemos evidenciar el estado actual del río Negro, en el cual persiste una gran contaminación ambiental, y por ello de la mano de la Gobernación trabajan para que por lo menos generemos unas campañas de monitoreo de este recurso hídrico”, señaló Rivera.

Para el caso del río Negro es preocupante la situación y es por ello que el director de Cornare, Carlos Zuluaga, aseguró a El Palpitar que esta autoridad ambiental está trabajando para reversar esta situación.

“Actualmente tenemos varias estaciones de monitoreo revisando el nivel de contaminación en este afluente, que es el que tiene mayor índice en nuestra jurisdicción, por ello invitamos a la ciudadanía para que cuide este recurso”, explicó el funcionario.

Según estudios realizados bajo el Indicador Fisicoquímico de Calidad de Agua (ICAFA), este afluente tiene un valor de 0,42 en la estación de monitoreo de la autopista, número que representa una alerta naranja y es catalogado como malo.

El río Aburrá-Medellín y su eterna carga contaminante

Por el lado del Valle del Aburrá está el río Aburrá-Medellín, el afluente más importante de esta región que desde hace décadas ha sido “víctima” de la contaminación, por cuenta de vertimientos que generan las empresas, especialmente las textileras.

Para el experto ambientalista y navegante, Guillermo Rojo, la situación de este río es deplorable y considera que las autoridades ambientales no han hecho acciones efectivas para su protección.

“Con tan solo ver la calidad del río Medellín a la altura de Barbosa se puede observar su lamentable estado, uno por toda la carga contaminante que arrastra desde el sur del Valle del Aburrá, y lo otro por la cantidad de minería ilegal que ejercen en esta jurisdicción”, dijo.

Pero el problema no se queda ahí porque Rojo considera que “la cultura ciudadana es importante, si le preguntamos a todos que si se preocupan por el medio ambiente dirán que sí. Sin embargo, aún no fortalecemos ese deseo para unirnos y de verdad hacer cosas importantes por estos tesoros”.

El río Aburrá-Medellín empieza a tener alerta naranja en la calidad de su agua después de la planta de tratamiento de San Fernando, tal y como lo evidencian los promedios del Índice de Calidad del Agua – ICACOSU, que arrojó durante el segundo semestre de 2015 un resultado de 0,49 en esta estación, hasta 0,41 de valor en inmediaciones del puente Gabino, en jurisdicción de Santo Domingo.

De esta manera, se evidencia como los recursos naturales del Departamento están bajando su calidad, tal y como lo afirmó su secretaria de Ambiente “Somos un Departamento privilegiado en recursos hídricos pero también con muchas afectaciones a los mismos”.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario