Barranquilla despide a Edgar Perea, “El Campeón”

El recordado relator deportivo murió este lunes en Bogotá luego de presentar problemas respiratorios y renales.

Sig Ant
entierro_perea_
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_1
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_2
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_3
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_4
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_5
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_6
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_7
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_8
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
entierro_perea_9
Foto: CORTESÍA Hans Vásquez
Sig Ant

Miles de personas se acercaron este miércoles hasta la Catedral Metropolitana de Barranquilla, María Reina, para darle el último adiós al aclamado relator deportivo, Edgar Perea, quien por más de 50 años deleitó a los espectadores con sus emotivas narraciones de fútbol, béisbol y boxeo, deportes que vivía con total emoción

“La gente lo seguía con el corito celestial cuando él decía que el árbitro estaba en contra del equipo, y las frases que nos dejó, como Junior Tu papá, esa es de él. Estamos dolidos por la pérdida”, afirmó al diario Zona Cero el técnico del Junior, Alexis Mendoza.

Al igual que Mendoza, un río de barranquilleros acompañó el féretro de Perea a quien con oraciones, cantos y anécdotas, comenzaron a despedir luego de que por años fue este la voz mandante en el estadio Metropolitano.

Perea, chocoano de nacimiento, murió este lunes en Bogotá a los 81 años luego de enfrentar por un tiempo algunas complicaciones respiratorias y renales que terminaron por quitarle la vida.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario