Avión militar venezolano se accidentó cerca a la frontera con Colombia

Hasta el momento se desconoce el paradero de los pilotos encargados de la nave

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Un avión tipo Sukhoi-30 perteneciente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB), se accidentó este jueves en la noche en momentos en los que realizaba un patrullaje tras detectar el ingreso ilícito de una aeronave con rumbo hacia el sur de ese país, justo cerca de la frontera con Colombia.

De acuerdo con lo informado por ese organismo militar a través de un comunicado, ya se inició una investigación para determinar las causas del accidente.

“La aeronave era pilotada por el capitán Ronald Ramírez y el capitán Jackson García, de quienes hasta ahora se desconoce su ubicación”, afirma la comunicación oficial.

“En la zona donde se realizó el sobrevuelo operan mafias del narcotráfico que pretenden utilizar nuestro territorio como plataforma de distribución de drogas producidas en el vecino país, hacia Centroamérica y el Caribe”, afirmó la FANB.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente Nicolás Maduro manifestó su solidaridad con el ente militar por el accidente ocurrido: “Todo el Apoyo y Solidaridad de la Patria a la Aviación Militar Bolivariana, levantemos la Moral y sigamos el Combate”, dijo.

“Nuestra Aviación Militar Bolivariana continuará batallando sin descanso, todos los días del año, para garantizar nuestra soberanía e independencia, combatiendo con firmeza los infames flagelos del narcotráfico, el paramilitarismo y demás delitos que se cometen en la región fronteriza colombo-venezolana”, señala el comunicado.

El avión modelo Su-30, fabricado por la compañía rusa Sukhoi, es una aeronave de combate, de dos motores, y se destaca dentro de las naves de su gama por su superioridad aérea en misiones aire-aire y aire-superficie.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario