Pasaron 115 años para que la mortalidad infantil mostrara cifras de reducción

De acuerdo con los datos actuales, 16 mil niños menores de cinco años mueren todos los días.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Un informe revelado por el Banco Mundial en cooperación con la Unicef, la Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas, reveló que las tasas de mortalidad infantil descendieron en más de la mitad desde 1990, aunque la meta mundial de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), no se han alcanzado por un amplio margen.

“Tenemos que reconocer que se han producido grandes progresos en el mundo, especialmente desde 2000, cuando muchos países triplicaron la tasa de reducción de la mortalidad de menores de cinco años. Pero, el excesivo número de niños que todavía mueren antes de cumplir cinco años por causas que se pueden evitar –y que mueren de hecho durante el primer mes de sus vidas–, debería impulsarnos a redoblar nuestros esfuerzos para hacer lo que ya sabemos que se debe hacer. No podemos seguir fallándoles”, afirmó la Directora Ejecutiva Adjunta de Unicef, Geeta Rao Gupta.

El informe, develó que las muertes de menores de cinco años se han reducido de 12,7 millones al año en 1990 a 5,9 millones en 2015; cifra que representa, que éste es el primer año en el que las muertes han sido inferiores a los seis millones.

Sin embargo, y aunque los progresos a escala mundial han sido considerables, aún 16 mil niños menores de cinco años mueren todos los días en el mundo, un descenso del 53% en la mortalidad de menores de cinco años que sigue siendo insuficiente para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio que promueve una reducción en dos terceras partes de la mortalidad infantil entre 1990 y 2015.

El periodo neonatal, fundamental

“Sabemos cómo evitar la mortalidad infantil innecesaria. Una atención de calidad en el momento del nacimiento del niño que incluya medidas simples y asequibles, como garantizar el contacto temprano piel a piel entre la madre y el niño, la lactancia materna exclusiva y una atención especial a los bebés pequeños y enfermos, pueden salvar miles de vidas todos los años”, señaló la Dra. Flavia Bustreo, Directora General Adjunta de la OMS.

Esta referencia de la doctora Bustreo, va en consistencia con el desafío principal en pro de la vida de los pequeños, que sigue siendo durante el nacimiento o poco antes o después del parto.

En relación con esto, el informe Levels and Trends in Child Mortality Report 2015 (Informe de 2015 sobre niveles y tendencias en la mortalidad infantil) muestra que el 45% de las muertes de menores de cinco años, se producen durante el periodo neonatal, es decir, durante los primeros 28 días de vida.

Factores como la prematuridad, la neumonía, las complicaciones durante la labor de parto y el alumbramiento; la diarrea, la sepsis y el paludismo, aplican dentro de las estadísticas como las principales causas de estas elevadas tasas de mortalidad; además, casi la mitad de todas estas muertes están relacionadas con la desnutrición.

“La Estrategia mundial de salud de las mujeres, los niños y los adolescentes, que se presentó en la Asamblea General de las Naciones Unidas este mes, será un importante catalizador para ofrecer a todos los recién nacidos la mejor posibilidad de tener un comienzo sano en la vida”, enfatizó la doctora Bustreo.

Las regiones y su relación directa con la mortalidad infantil

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Las regiones, se erigen como uno de los factores determinantes a la hora de establecer, si se quiere, culpabilidades en relación con las muertes prematuras o antes de los cinco años en los niños del mundo.

En África subsahariana, por ejemplo, se registra la tasa más elevada de mortalidad de menores de cinco años en el mundo. De acuerdo con el informe, un niño de cada 12 muere antes de cumplir cinco años, es decir, que numéricamente comparado con los datos de los demás continentes, es 12 veces más elevada que el promedio de uno de cada 147 en los países de altos ingresos. Aun así, según las cifras reveladas en el informe, las proyecciones podrían aumentar en casi un 30% en los próximos 15 años, agravadas por la pobreza extrema persistente en muchos países.

“Este nuevo informe confirma una conclusión clave de la revisión de 2015 de las Perspectivas de la población mundial sobre el descenso considerable de la mortalidad infantil en todo el mundo durante los 15 años de los ODM”, dijo el secretario Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Económicos y Sociales, el Wu Hongbo.

No obstante a que las estadísticas alarman en esta zona de África, en la tasa anual de reducción, la cifra en África subsahariana se ha acelerado en general unas dos veces y media más durante el periodo 2000-2015 que durante el ciclo 1990 – 2000. Y en otras regiones de África, a pesar de sus bajos ingresos, Eritrea, Etiopía, Liberia, Madagascar, Malawi, Mozambique, Níger, Rwanda, Uganda, y Tanzanía, han alcanzado todos ellos la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), lo que es, evidentemente, un pequeño paliativo en cuando a las frías cifras se refiere.

“Las rápidas mejoras desde 2000 han salvado las vidas de millones de niños. Sin embargo, será necesario que este progreso continúe e incluso se acelere aún más, especialmente en los países de África subsahariana donde la mortalidad es elevada, si queremos alcanzar la meta de la supervivencia infantil propuesta en el Programa para el Desarrollo Sostenible en 2030”, sentenció Wu Hongbo.

Trabajo para el futuro

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Por su parte, el director Superior de Salud, Nutrición y Población del Grupo del Banco Mundial, Tim Evans , resaltó que “muchos países han logrado progresos extraordinarios en la reducción de sus tasas de mortalidad infantil”, pero detalló que aún hace falta trabajar en la disminución de la mortalidad infantil: “tenemos mucho trabajo por delante antes de 2030 para garantizar que todas las mujeres y los niños tengan acceso a la atención que necesitan”.

Y es que, en la mayoría de los casos, la necesidad para avanzar en los progresos de reducción, pasa por el detalle económico, pues las regiones afectadas no cuentan con la capacidad de autosostenibilidad a la hora de enfrentar problemas de hambruna, salubridad, y atención oportuna a la niñez y a las madres gestantes.

“El mecanismo mundial de financiación presentado recientemente en apoyo de Todas las mujeres, todos los niños, que está centrado en una financiación más inteligente, a mayor escala y sostenible, ayudará a los países a proporcionar servicios esenciales de salud y acelerar la reducción de la mortalidad infantil”, ratificó el doctor Evans.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario