Avances contra enfermedades parasitarias les dieron el Nobel a tres científicos

La artemisinina es el tratamiento más eficaz y seguro contra la malaria, una enfermedad que afecta a cerca de 200 millones de personas al año.

Cortesía
Cortesía

William Campbell, de origen irlandés; Satoshi Omura, de Japón; y la china, Youyou Tu, se quedaron este lunes con el Premio Nobel de Medicina por los desarrollos logrados en tratamientos contra infecciones parasitarias.

En primera instancia, Campbell y Omura fueron recompensados conjuntamente por “sus trabajos sobre un nuevo tratamiento contra las infecciones causadas por gusanos”. De su lado, la doctora Youyou Tu alcanzó la distinción por sus “hallazgos sobre una nueva terapia contra la malaria”.

De acuerdo con los expresado por el cuerpo de jurados del Nobel: “Las enfermedades causadas por parásitos han sido un flagelo para la humanidad durante miles de años y son un problema de salud global significativo (…) las enfermedades parasitarias afectan especialmente a las poblaciones más pobres del mundo y representan un enorme obstáculo para mejorar la salud y el bienestar humano”.

Las distinciones de William C. Campbell y Satoshi Omura detallan el descubrimiento de un nuevo medicamento denominado “Avermectina”, del que, según explican, sus “derivados redujeron drásticamente la prevalencia de la ‘ceguera de los ríos’ (oncocercosis) y la filariasis linfática”.

El estudio de Youyou Tu, de su lado, circula desde hace varios años en la Academia y contiene el descubrimiento de un tratamiento particularmente eficaz contra la malaria con un extracto de la planta de ajenjo dulce (Artemisia annua).

La artemisinina es el tratamiento más eficaz y seguro contra la malaria, una enfermedad que afecta a cerca de 200 millones de personas al año y mata a más de 500 mil, principalmente niños africanos.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario