El Nobel de Química destacó a los estudiosos de los mecanismos para la reparación del ADN

Los laureados Nobel de Química 2015 han proporcionado ideas fundamentales sobre cómo funcionan las células.

Cortesía
Cortesía

El sueco, Thomas Lindahl; el estadounidense, Paul Modrich; y el turco-estadounidense, Aziz Sancar, ganaron este miércoles el Premio Nobel de Química por sus estudios enfocados hacia los mecanismos para la reparación del ADN.

“Su trabajo ha proporcionado conocimiento fundamental de cómo funciona una célula viva y es, por ejemplo, utilizado para el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer”, anunció la Real Academia Sueca de las Ciencias en Estocolmo.

De acuerdo con la presidenta del jurado del Nobel, Sara Snogerup Linse, “La vida, como hoy la conocemos, es totalmente dependiente de los mecanismos de reparación del ADN (…) El Premio Nobel de Química 2015 destaca a tres científicos pioneros que han mapeado cómo varias de ellas funcionan en detalle en los sistemas de reparación a nivel molecular”.

Agrega la comunicación de la Academia de las Ciencias que “a principios de la década de 1970, los científicos creían que el ADN era una molécula extremadamente estable, pero Tomas Lindahl demostró que el ADN se descompone a un ritmo que debería haber hecho imposible el desarrollo de la vida en la Tierra”.

Según los jurados, “esta visión lo llevó a descubrir una maquinaria molecular, la reparación por escisión de base, que contrarresta constantemente el colapso de nuestro ADN.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario