Siete personas han muerto tras 18 atentados perpetrados en Liucheng, China

Wei Liu, un sujeto de 33 años residente de Liucheng, fue detenido la noche del miércoles como sospechoso de la cadena de explosiones.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Siete personas han muerto y otras 51 resultaron heridas, luego de 18 explosiones que se han presentado entre el miércoles y el jueves en Liucheng, una cabecera comarcal en el sur de China.

De acuerdo con los primeros reportes entregados por la agencia oficial Xinhua, el último ataque de este jueves se produjo hacia las 8:00 hora local en una vivienda cercana al buró de administración de carreteras de Liucheng. Hasta ahora, el reporte no muestra nuevas víctimas mortales, aunque si se pudo establecer que la explosión causó graves daños a un edificio de seis plantas.

Wei Liu, un sujeto de 33 años residente de Liucheng, fue detenido la noche del miércoles como sospechoso de la cadena de explosiones que, inicialmente, dejó 17 establecimientos afectados y siete muertos. Sin embargo, las autoridades buscan establecer la cooperación de otras personas, quienes serían los encargados de distribuir las cargas explosivas, escondidas en pequeñas encomiendas.

La deflagración se produce cuando la policía local aseguraba haber detenido anoche al principal sospechoso de la cadena de explosiones, un vecino de Liucheng de 33 años llamado Wei.

Los ataques de este miércoles, iniciados a las 15.15 hora local afectaron centros médicos, mercados, estaciones de autobuses y una prisión, de acuerdo con el informe de la cadena de televisión local CCTV.

El modus operandi de los ataques, teniendo en cuenta similares precedentes, parece indicar que el atacante podría ser un vecino descontento con decisiones de expropiación de tierras por parte del gobierno local, y previo al llamado Día Nacional, decidió llevar a cabo los ataques contra la dependencia municipal.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario