Ya son 149 los muertos luego de una avalancha en Guatemala

En la zona siguen trabajando miembros de la fuerza pública pese a las lluvias que dificultaron las labores este lunes.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Las autoridades de Guatemala entregaron un nuevo reporte de las víctimas luego de la avalancha que se presentó el pasado jueves en la aldea El Cambray II a 15 kilómetros de la capital guatemalteca, Ciudad de Guatemala, y que arrasó con 125 viviendas dejando hasta ahora el saldo trágico de 149 personas fallecidas y más de 300 desaparecidas.

“Tenemos que lamentar que el nuevo balance indica que se han recuperado 149 cuerpos sin vida”, afirmó Segio Cabañas, el director de incidentes de la estatal Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred).

Preliminarmente, la cifra era de 131 personas muertas, pero luego de cuatro días constantes de trabajo, las autoridades confirmaron que ya son 149 los cuerpos rescatados, cifra que tiende a aumentar en las próximas horas pues la cifra de los desaparecidos ya supera los 300. 

Este lunes, el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, se solidarizó con Guatemala, tras el alud: “Mi solidaridad con los hermanos guatemaltecos tras el alud que ha dejado a su paso dolor y pérdida. Desde el Sur expresamos nuestro apoyo”, escribió Samper en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento, las esperanzas de vida están lejos de las posibilidades. En la zona siguen trabajando miembros de la fuerza pública pese a las lluvias que dificultaron las labores este lunes y la cantidad de hombres se disminuyó para dar paso a la maquinaria pesada, lo que supone que dan por hecho que no hay rastros de vida.

No obstante, el ministro de Defensa, el general Williams Mansilla, afirmó que las labores continuarán en el lugar pese a las condiciones, las pocas probabilidades de vida, “pero sin descartar la posibilidad de un milagro”, dijo.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario