Estado Islámico, el nuevo terror que atemoriza al mundo

Al ser una rama nacida de Al-Qaeda, el Estado islámico-EI, posee parte de la ideología destructiva que caracterizó a Al-Queda cuando se dieron a conocer ante el mundo.

Foto CORTESÍA
Foto CORTESÍA.

Decapitaciones, atentados, la lucha por un territorio, una ideología religiosa radical. El mundo está en presencia de un nuevo grupo terrorista que atemoriza, asesina y encarna la peor parte de una humanidad violenta, radical y con sed de venganza.

Nacidos en un califato, una forma de Estado dirigido por un líder político y religioso de acuerdo con la ley islámica o sharia, en este caso el califa Abu Bakr al-Baghdadi, el Estado Islámico controla un territorio entre los Estados de Siria e Irak y pretende recibir el apoyo total del mundo musulmán, al parecer, cueste lo que cueste.

Pese a que su presencia mayoritaria se establece en aquellos países, las estructuras del Estado Islámico han sabido atravesar las fronteras y lograr presencia en Líbano y Jordania, naciones a las que han llegado con el fin de encontrar la libertad de Palestina.

“El Estado Islámico es el hijo de Al-Qaeda que se instaló en Irán después de la invasión norteamericana de Irak. Para aquella época (años 2004-2006) nació una organización denominada Tawhid wa al-Jihad lo que después se conoce como el Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS)”, comenta el profesor Saleh Alkhalifa, experto en cultura árabe de la Universidad Autónoma de Madrid.

Al ser una rama nacida de Al-Qaeda, el EI posee parte de la ideología destructiva que caracterizó a Al-Queda cuando se dieron a conocer ante el mundo, con ataques masivos como el del 11 se septiembre en Estados Unidos, similares a los que estamos viviendo desde hace algún tiempo con este grupo yihadista.

“Es un grupo como Al-Qaeda que tiene una visión lamentablemente destructora de las sociedades, de las culturas, de las relaciones. Interpreta los asuntos del islam a su manera, de una forma estricta y esto lo han puesto en marcha cuando se han hecho con el poder en esta región oriental de Siria y occidental de Irak, hoy en día”, destaca Alkhalifa.

Al momento, expertos internacionales afirman que la territorialidad del EI se extiende por al menos 40 mil kilómetros cuadrados, aunque algunos aseguran que su poderío ya llegó a 90 mil kilómetros cuadrados en el mismo espacio en el que reposa el Estado de Jordania, que incluye las ciudades de Mosul, Tikrit, Faluya y Tal Afar, en Irak; y Raqqa en Siria. A su vez, poseen el control sobre algunas carreteras, fronteras, represas y campos petroleros.

“Tienen un espacio geográfico inmenso con una población que supera los ocho millones de seres humanos y con recursos conocidos como el petróleo, los impuestos y otras cosas. El Estado Islámico es un estado sin reconocimiento internacional y carece de las bases fundamentales de un estado, porque no tiene una infraestructura desde el punto de vista de los tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial”, afirma el profesor Saleh.

Y es que el EI ha logrado convertirse en el grupo armado con mayores recursos en el mundo, al punto de opacar al histórico y destructivo Al-Qaeda. Donaciones de persona privadas y organizaciones benéficas islámicas, se han convertido en las fuentes de ingreso del grupo yihadista.

Igualmente, la venta de petróleo, sólo en 2014, le pudo representar al Estado Islámico ganancias por hasta 100 millones de dólares a la semana por la distribución del crudo. También secuestros, robos, impuestos y extorciones, han significado ingresos por más de 20 millones de dólares a los integrantes del EI.

¿Podrían desatar una guerra?

Foto: ARCHIVO
Foto: CORTESÍA.

“Estamos ante un nuevo fenómeno, ante una nueva guerra. Ante una forma de confrontación muy distinta. Son las que se llaman guerras asimétricas. Ya no son guerras entre estados donde hay simetría entre ejércitos regulares, hay un teatro de operaciones y hay un escenario de guerra. Ahora, lo que tenemos es un estado contra un actor etéreo, contra un actor que tiene una capacidad de ataque muy fuerte y contra un actor que ha cambiado el objetivo estratégico hacia la población civil”, esto afirma el doctor en Ciencias Sociales, Pedro Medellín.

En relación con esto, los ataques y la forma de violencia del Estado islámico ha hecho pensar a algunos círculos que su guerra expansionista intentará apoderarse de territorios con los que históricamente han tenido confrontaciones, como pasa con el caso de Francia y los atentados ocurridos el 13 de noviembre que dejaron 129 muertos.

“Yo creo que es una exageración llevar las cosas hasta esos extremos. No podemos hablar de una guerra mundial porque el enemigo tampoco es tan poderoso desde el punto de vista militar. Si bien es cierto que tiene extendidas sus armas, sus brazos en muchísimas partes del mundo que se tienen que combatir con muchas armas, no solamente la militar sino la cultura, se exagera al hablar de una tercera guerra mundial”, enfatiza, por su parte, el profesor Saleh Alkhalifa.

Si bien la forma de mensaje del EI, que busca arrodillar a los estados con miedo, es una manera de mostrar su poderío y atemorizar a través de cruentos ataques, es algo propio de ellos que son yihadistas que tienen una interpretación extremista de la rama sunita del islam y creen que ellos son los únicos creyentes reales, por lo que el resto del mundo, que según ellos debe morir, son los infieles.

“De nada sirven ya los ataques de la guerra formal, en la medida en que no importa qué tan fuertes sean los poderíos militares de los estados, lo que importa es que sus poblaciones tienen miedo”, resalta el profesor Medellín.

Actualmente, datos revelan que el Estado Islámico estaría integrado por 30 mil y 50 mil combatientes, de los cuales sólo el 30% integra este grupo por convicción y los restantes han sido llevados hasta sus filas por retención de los líderes radicales.

“Hace falta una revolución real que cambie las cosas de raíz, desde el origen y particularmente poner la religión en su lugar: en los templos, en las mezquitas, que dejen de una vez los clérigos de entrometerse en la política”, comenta el profesor Alkhalifa.

Lo que se viene es impensado. Los Gobiernos de la coalición deberán establecer estrategias primero con el miedo y luego contra quienes, a toda costa, se convirtieron en una amenaza real. Al parecer, comenta el doctor Pedro Medellín, la única salida será “una invasión que domine los territorios, similar a la ocurrida en Irak y en la que Estados Unidos venció en una semana”, pero que luego tuvo que llorar a miles de sus compatriotas.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario