15 años desde el día que cambió al mundo

Los efectos de los atentados al World Trade Center, acaecidos 15 años atrás, se siguen sintiendo incluso hoy en día.

Torres_Gemelas_Atentado_11deSeptiembre
Durante el 11-S, el terrorismo islámico tocó el corazón de la mayor potencia económica y militar del planeta. Foto: ARCHIVO.

Han pasado 15 años desde el día en el que el mundo observó lo hasta entonces increíble e inusitado: varios aviones estrellaron en pleno vuelo contra la parte superior de las torres del World Trade Center, acabando así con miles de vidas en un ataque terrorista sin precedentes.

Todo empezó a las 8:00 de la mañana (hora local), cuando el primero de los aviones, el vuelo 11 de American Airlines, despegó desde Boston hacia Los Ángeles. 15 minutos después, el vuelo 175 de United Airlines hizo lo propio con el fin de cubrir el mismo trayecto.

Hacia las 8:20, el vuelo de American anunció estar siendo secuestrado. Sin embargo, en los minutos posteriores dos aeronaves de línea más, el vuelo 77 de American y el 93 de United, despegarían desde Washington y San Francisco, respectivamente.

No obstante, a las 8:46 de la mañana el vuelo 11 de American colisionó contra la torre Norte del World Trade Center, llamando la atención de todo el mundo. Inmediatamente, medios de comunicación empezaron a grabar lo sucedido cuando, sorpresivamente y tan solo 17 minutos después, el vuelo 175 de United se estrelló contra la torre sur. Eso permitió que todo el mundo viera la magnitud de lo que, apenas hasta entonces, parecían ser ataques terroristas.

Media hora después, el vuelo 77 de American se estrelló contra el Pentágono (sede del Ministerio de Defensa norteamericano), y el vuelo 93 chocó a tierra, cuando al parecer iba dirigido al edificio de Naciones Unidas. George Bush, presidente de Estados Unidos en aquel entonces, anunció que la organización criminal internacional Al Qaeda era la responsable de los atentados.

Desde aquel día, los efectos para Estados Unidos y el mundo se hicieron notorios. Los neoyorquinos con estrés postraumático pasaron de ser un 10 % de la población a un 20 %; las consultas por depresión se dispararon exponencialmente y el consumo de alcohol y cigarrillo aumentó en un 25 y 10 por ciento, respectivamente.

El impacto para las aerolíneas fue, asimismo, enormemente perjudicial. Solo en los ocho días después del trágico episodio, las líneas aéreas de gran parte del mundo disminuyeron 70 mil puestos de trabajo, y la demanda de viajes y turismo bajó en un 10 % debido al temor esparcido.

15 años después del 11-S, el terrorismo también ha mutado. Cada vez son más frecuentes los ataques cibernéticos y, aunque no ha vuelto a ocurrir ningún atentado similar gracias a que se extremaron los controles de aviación, si han sucedido ataques a escalas en Europa y Estados Unidos, por medio del autodenominado Estado Islámico.

Sin lugar a dudas, el 11-S es y será un punto de quiebre en la historia de la seguridad internacional. Modificó el imaginario de los estadounidenses y en general de todo el mundo, pues fue el día infame que demostró que incluso la mayor potencia mundial era vulnerable ante las ideas extremistas llegadas desde oriente.

 

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario