Trump, el papel higiénico para que los mexicanos se limpien

La iniciativa de crear un papel higiénico llamado Trump fue de un abogado mexicano.

Existe un Trump que sí apoya a los migrantes, pero no es el presidente de Estados Unidos, es un papel higiénico que un abogado mexicano se inventó y que muy pronto saldrá a la venta, especialmente en la frontera de México.

Antonio Battaglia tuvo la iniciativa de diseñar esta marca, que ya fue registrada, con motivo de crear un producto que recaudara ingresos para ayudar a los migrantes que se encuentran en Estados Unidos, todo después de que el presidente Donald Trump se refiriera a los mexicanos como “criminales” y “violadores”.

“No se puede negar una parte chusca y graciosa, pero el producto, como está presentado, no es una ofensa o una falta de respeto, es para llamar la atención”, explicó a EFE el creador del producto, quien también contó que le costó trabajo encontrar una central para desarrollar la producción, pero finalmente encontró el respaldo.

Battaglia fue enfático en aclarar que su intención no es generar ofensas, por lo cual el papel es blanco y liso, sin ningún diseño alusivo, aunque posiblemente en un futuro pueda llevar un relieve con el nombre de la marca, sin incurrir en “una falta de respeto”.

“Las utilidades serán para la protección y defensa de migrantes, para el apoyo legal de migrantes y deportados; estoy pensando en el 30 % de las utilidades, para mí es secundario el negocio”, dijo el ahora empresario, quien inicialmente invirtió 25.500 dólares en el producto que llegará principalmente a las zonas fronterizas y comunidades populares.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario