Informe forense confirma que policías de Nariño fueron rematados con tiros de gracia

“La trayectoria fue de adelante hacia atrás, en la cara, a corta distancia, a una distancia inferior a un metro”: Medicina Legal

Ataque farc nariño
Foto: CORTESÍA

El teniente coronel de la Policía, Alfredo Ruiz Clavijo, y el patrullero Juan David Marmolejo, asesinados este viernes 12 de junio en zona rural de Córdoba, Nariño, en un atentado de las Farc, recibieron tiros de gracia a menos de un metro de distancia, confirmó este domingo el informe forense. (Lea también: Las Farc asesinaron al comandante de la Policía de Ipiales)

La confirmación de esa información, revelada el viernes por el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, la dio hoy el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Valdés, con base en los resultados de las necropsias.

“La trayectoria fue de adelante hacia atrás, en la cara, a corta distancia, a una distancia inferior a un metro”, manifestó Valdés en una rueda de prensa en Bogotá.

El funcionario agregó que todas las lesiones que sufrieron las víctimas “son lesiones vitales, es decir, lesiones que se produjeron en vida”, lo que indica que tanto el teniente coronel como el patrullero quedaron vivos después del atentado con explosivos y fueron rematados, según el informe, con disparos de fusil.

El atentado, atribuido por las autoridades al frente 48 de la Farc contra el coronel Ruiz y el patrullero Marmolejo, y en el que murió también un civil que pasaba en una motocicleta por el lugar, fue perpetrado este viernes 12 de junio en una carretera entre los municipios de Córdoba e Ipiales, en el departamento de Nariño.

ataque Farc Nariño
Foto: CORTESÍA
Policía Ipiales
Foto: CORTESÍA

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario