La muerte accidental de niños, un gran problema con pequeños paliativos

El 40% de los accidentes en los niños se presentan en el seno familiar, seguidos por los espacios acuáticos al aire libre con el 25%.

Foto: Cortesía
Foto: CORTESÍA.

En Colombia, cada día muere un niño o una niña a causa de accidentes que pudieron evitarse dentro del hogar, la escuela, parques, centros recreativos u otros espacios en los que los pequeños realizan la mayor parte de sus actividades recreativas, educativas y familiares.  

De acuerdo con Medicina Legal, durante el año 2014 se presentaron tres mil 40 casos en los que niños y niñas sufrieron algún tipo de accidente como ahogamientos, caídas, asfixias, laceraciones y quemaduras. De ellos, 409 causaron la muerte del menor de edad siendo la franja de edad, entre los cero y los cuatro años, la más afectada, con el 47% de las ocurrencias.

Las cifras entregadas por Medicina Legal advierten que durante el 2014, los departamentos que más número de muertes por accidentes presentaron fueron: Valle del Cauca (7.1%); Santander, (6.4%) y Córdoba, Atlántico y Antioquia (6.1%). 

Para Olga Lucía Baquero, médica pediatra, “los accidentes ocurren en un segundo. A su vez dependen de la edad en la que están los niños. Por ejemplo, el que la mayoría de los casos ocurran en la primera infancia invita a pensar en que en esta etapa los niños tienen condiciones particulares, diferentes a las de los adultos”.

¿Falta de prevención?

Cuando se habla de un accidente, se hace referencia a un suceso que ocurre de manera inesperada y causa daño a quien lo sufre. Es un hecho ajeno a la voluntad de una persona que puede llegar a representar una lesión física o mental.

Sin embargo, al referirse a un accidente prevenible, se hace referencia a un suceso que puede evitarse y que para el caso de los menores de edad víctimas de estos hechos, se califica como violencia por negligencia y toda la responsabilidad recae sobre los adultos que están a cargo del cuidado de estos niños y niñas.

Afirma la pediatra Baquero, que ” en los primeros años, el niño está aprendiendo a gatear, a caminar, a correr, a comer, está explorando y desconoce el riesgo, por ende, es el adulto quien debe pensar en el riesgo y quien debe acompañar al niño en sus primeros pasos. Si esta misión no se cumple, se presentan, por ejemplo las caídas, que son la principal causa de accidente en los niños menores de cinco años”.

Entornos peligrosos

No obstante, si bien la familia es por excelencia el primer entorno protector de los niños y las niñas, es allí donde ocurren la mayor parte de los accidentes. Cifras de Medicina Legal, indican que el 40% de ellos se presentan en el seno familiar, lo que demanda una mayor responsabilidad y compromiso por parte de padres y cuidadores para garantizar a los niños y a las niñas espacios más seguros.

Cabe resaltar que luego del hogar, los espacios acuáticos al aire libre son los escenarios en donde ocurren el mayor número de muertes por accidentes con un 25%, seguidos por sitios como fincas o haciendas, con el 7% y la vía pública con el 4% de los casos.  

“Las personas no le dan importancia a los accidentes porque piensan que no dejan secuelas, pero ¿Qué peor consecuencia que la muerte de un niño?” reflexiona la médica Olga Lucía Baquero. “Los accidentes son prevenibles, previsibles y sí dejan secuelas. Una caída, una intoxicación o un casi ahogamiento puede dejar desde cicatrices hasta problemas neurológicos severos”, asegura.

De las familias, entidades y Gobierno en general, depende que este tipo de accidentes no sigan sucediendo. Así, titulares como: Niña de un año se ahogó en un balde con agua en hogar infantil del ICBF”: El Universal, 02 de Junio de 2015; “Muere niño al caer de edificio del norte de Barranquilla”: El Heraldo, 03 de agosto de 2013; “Muere niño al consumir soda cáustica”: El Espectador, 13 de diciembre de 2010… se dejarán de leer, escuchar y anunciar, y estaremos evitando que nuestros pequeños dejen grandes vacíos por descuidos en accidentes que se pueden evitar.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario